Defensoría del Pueblo presentó un relevamiento del estado de situación de los CeSAC

Advirtieron que muchos de los centros reciben casos sospechosos de coronavirus pero que tienen problemas para aislar a los pacientes y les faltan elementos de protección personal.

Personal de la Coordinación Operativa de Salud y de la Conducción Ejecutiva de Derechos Sociales de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad se contactó telefónicamente con los directivos de cada Centro de Salud y Acción Comunitaria para conocer las particularidades de su situación, en el marco de la emergencia sanitaria decretada para frenar la pandemia del Coronavirus.

El relevamiento se da al mismo tiempo en el que los trabajadores de la Salud están realizando asambleas periódicas en hospitales como el Fernández, el Muñiz, el Durand, el Santojanni y el Borda, para reclamarles a las autoridades porteñas que brinde elementos de protección personal, aplique los protocolos y testeos recomendados por la OMS.

El informe de la Defensoría tuvo como objetivo conocer el impacto de la pandemia de COVID 19 en cuanto a la afectación de los derechos de la población y las condiciones de trabajo de los profesionales de los CeSAC dependientes del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad.

En primer lugar, destacaron que la mayoría de los establecimientos reciben casos sospechosos de COVID 19. Sin embargo, a pesar de que los febriles deben ser aislados en lugares preparados a tal efecto, en varios centros, por sus particularidades edilicias, tienen dificultades para disponer de estos espacios.

Estos pacientes, además, deben ser trasladados a hospitales, dado que los Centros de Atención no realizan hisopados de diagnósticos. Según el relevamiento, también se evidenciaron problemas con el traslado de pacientes: en casos febriles leves, la persona debe ir a nosocomio por sus propios medios, pero en casos moderados y graves, el traslado se realiza a través del SAME y el obstáculo principal es la demora de las ambulancias (hasta 5 o 6 horas).

Lee más: Emergencia sanitaria en Villa Cildañez

Otras inquietudes manifestadas se refieren a las dificultades para asistir a pacientes con insuficiencias respiratorias, la impracticabilidad de contactar con el asesoramiento telefónico por parte del Comité de Infectólogos (dado que se realiza a través del 107, que suele encontrarse colapsada), y la falta de comunicación oficial respecto al resultado de los hisopados realizados en casos sospechosos atendidos, entre otras.

“Un párrafo aparte merece la situación de los centros ante casos positivos de COVID-19 entre sus trabajadores. Ante este escenario, los testimonios recabados refirieron directivas confusas, desorganización y falta de realización de hisopados a los profesionales, entre otros problemas”, expresaron.

Todos los CeSAC manifestaron deficiencias en la provisión de Elementos de Protección Personal –faltantes, insumos insuficientes y/o de mala calidad-. Esto se suma a los cambios frecuentes en los protocolos y las fallas en la comunicación de los mismos.

Por último, en relación al dengue, la mayoría señaló la existencia de casos, los cuales son atendidos como urgencias en los propios Centros y derivados a hospitales si los cuadros empeoran. El informe reveló que el mayor aumento de casos se dió en Mataderos, el Barrio Ramón Carrillo, Villa Lugano, la 1,11,14 y Flores.

Leave a Reply

Your email address will not be published.