Emergencia sanitaria en Villa Cildañez

Trabajadores del CeSAC 14 denunciaron que la situación es crítica por la exposición y desprotección a la que se enfrentan en cuanto al COVID 19 y la creciente cantidad de casos de dengue.

El martes pasado, los integrantes del Grupo de Trabajadorxs en Lucha del Centros de Salud y Acción Comunitaria 14, ubicado en el barrio de Villa Cildañez (Parque Avellaneda, Comuna 9), lanzaron un comunicado solicitando al Gobierno de la Ciudad que se garanticen los elementos de protección para todo el personal, que se elaboren protocolos actualizados de manera permanente y que se implementen equipos de trabajos rotativos para garantizar la seguridad de toda la población.

Pero además, se encuentran ante la creciente cantidad de casos de dengue, provocada por el mosquito Aedes aegypti. La zona ya se declaró Cluster (una agrupación de casos en un área dada, en un período particular), lo que significa que se realiza el diagnóstico teniendo en cuenta los síntomas y un análisis de laboratorio, y no a través del estudio específico.

El 10 de abril pasado se confirmó el diagnóstico positivo para COVID-19 de uno de los profesionales del CeSAC 14, por lo cual la institución estuvo cerrada la semana siguiente. Sin embargo, a pesar de que los trabajadores debieron permanecer en cuarentena en ese periodo, no se les realizaron testeos para descartar o confirmar posibles contagios.

“Las acciones llevadas a cabo ante casos de COVID confirmados en personal de salud y la referencia constante a la adecuación o no a las definiciones de caso para activar los protocolos, demuestra la falta de un plan de acción claro a seguir en tales situaciones, que deja a lxs trabajadorxs librados a su suerte y a la comunidad bajo la incertidumbre sobre el funcionamiento adecuado y sostenido del sistema de salud. Los protocolos resultan rígidos y desacordes frente a la situación sanitaria actual, sumamente dinámica y cambiante”, manifestaron en el comunicado.

En este sentido, denunciaron que desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio se encuentran realizando su labor en un contexto de vulneración, atendiendo pacientes sin los elementos personales de protección suficientes para cuidar su salud y la de la comunidad.

Y agregaron: “Nuevamente la exigencia para garantizar recursos de protección personal fue ignorada y, como lo evidencia la situación del CeSAC 14, las medidas llegaron tarde. Recién en las últimas semanas se estableció el uso de barbijos adecuados para todo tipo de atención. Hoy vemos que es una medida que debía haberse adoptado desde un principio para protegernos, pero se priorizó el uso discrecional para optimizar el escaso material”.

Las principales exigencias del personal al Ministerio de Salud de la Ciudad de Bueno Aires y al Área Programática del Hospital Piñero consisten en que se garanticen los elementos de protección para todos, que se elaboren actualizados de manera permanente, licencias para trabajadores mayores de 60 o pertenecientes a grupos de riesgo. 

También requieren que se elaboren protocolos específicos para abordar situaciones de contagio en trabajadores de la salud y un plan de contingencia, y que se implementen grupos de trabajo rotativos. Esto permitiría que, de conocerse algún caso positivo, no se vea afectado el equipo entero, sino solo la mitad, para ue la otra mitad pueda suplir a sus compañeros que permanecerían en cuarentena.

“Como siempre, lxs trabajadorxs del CeSAC 14 sostenemos nuestro compromiso absoluto con la salud pública, gratuita y de calidad, y con nuestra comunidad e invitamos a quien quiera a sumarse a seguir trabajando participativamente”, concluyeron el escrito.

También, el dengue

Una de las profesionales del centro le comentó a AVISPADOS que, si bien se están realizando algunas tareas de fumigación y descacharreo -que consiste en sacar de los hogares todo tipo de objetos que representen un potencial criadero del mosquito-, los equipos profesionales no tienen muy en claro cómo abordar la situación, ya que el Ministerio de Salud porteño no les brindó ningún tipo de protocolo a seguir.

La semana pasada, la Mesa de Salud del CeSAC 14, compuesta por trabajadores y vecinos, se reunió de manera virtual con el subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria Gabriel Battistella, a quien le plantearon la problemática de la escasez de repelentes con las que cuentan en el centro para poder darles a las familias, y que además tienen un costo elevado.

“Hasta ahora la política del Gobierno de la Ciudad es cuando se detecte que alguien está infectado con dengue, se le entregue un repelente a esa familia, lo cual es sumamente insuficiente porque, además, no dice nada de la prevención”, resaltó la trabajadora.

También expresó que Battistella, por su parte, les mencionó que buscarán brindar capacitaciones para elaborar repelentes caseros y que había un programa de multiplicadores, al que cualquiera podía sumarse para ayudar con las actividades de prevención del barrio.

“La verdad es que el tema dengue está muy verde. Si bien el subsecretario tomó nota de los planteos, no planteó ningún compromiso al respecto”, destacó la profesional.

Leave a Reply

Your email address will not be published.