La comunidad educativa del Rogelio Yrurtia reclama las vacantes

Denuncian que hay 100 chicos sin cupo, por lo que hoy realizarán una manifestación en la escuela.

A partir de las 16 en Avenida Juan Bautista Alberdi 4139 (Vélez Sarsfield, Comuna 10), se concentrarán docentes, alumnos y padres para mostrar su rechazo ante la falta de lugares en el establecimiento educativo. También reclamarán que el Gobierno porteño que respete los fallos judiciales que establecen que el espacio del Escuela Superior de Enseñanza Artística Rogelio Yrurtia sólo debe ser destinado al colegio.

En diciembre del año pasado, el juez Francisco Ferrer, a través de una precautelar, ordenó a la Ciudad que se abstenga de adoptar decisiones que afecten el uso del edificio. Sin embargo, la comunidad está denunciando que el GCBA quiere traspasar a una escuela primaria, ignorando la medida que les ordena no ocupar los espacios vedados para otra causa que no sea el mismo Yrurtia.

La medida del juez Ferrer surge luego de que el Gobierno porteño intentara trasladar al Bachillerato con Especialidad en Producción Cerámica de la Escuela de Cerámica N° 1 del Distrito Escolar 13, para conformar el denominado “Polo de las Artes”.

El principal conflicto es que mientras sigan vedadas las 20 aulas -que se encuentran en ese estado desde la apertura del nuevo edifico- más de 100 estudiantes que aprobaron los exámenes de ingreso no tienen una vacante asegurada. Como modo de protesta a este hecho, hace varios días que el alumnado está acampando en la puerta con el lema “si no hay justicia hay acampe”.

También se vieron carteles con inscripciones tales como “Primarias sí pero en el Yrurtia no”, “Yrurtia para el Yrurtia” y “Ministerio de Educación de la CABA respete los fallos judiciales”.

La falta de cupos no es algo nuevo para la comunidad de la escuela de Bellas de Artes. El año pasado, como publicó AVISPADOS, pasó exactamente lo mismo: “la cantidad de chicos que aprobaron es casualmente la misma cantidad que las del cupo que les brindaron”, afirmaron en ese entonces.

Luego de una lucha de más de 10 años, consiguieron que los muden a un edificio más grande y nuevo. Sin embargo, la ampliación de la matrícula -uno de los puntos que les prometieron que iban a solucionar con el traslado- todavía no fue lograda.

Leave a Reply

Your email address will not be published.