Cambios en la disposición del espacio público de la Comuna 9 durante el aislamiento

Se peatonalizaron algunos carriles, se cerraron algunas calles y se intervinieron otras. Enterate cuáles.

La extensión de las políticas contra el COVID-19 trajeron consigo ciertas flexibilizaciones en determinadas actividades en la Ciudad, conformando la fase tres del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Es el caso del espacio público, que se modificará con la intervención de 100 mil metros cuadrados, con el fin de garantizar que se cumpla el distanciamiento social para evitar la propagación de lo contagios en una etapa que sumará nuevas actividades y tendrá más gente en la calle.

En relación a la nueva peatonalización de Liniers, para evitar aglomeraciones e incentivar el comercio de escala barrial sin utilizar medios de transporte público -a través de la apertura de un Centro Comercial Barrial Peatonal-, se cerrarán dos cuadras entre la Avenida General Paz y Carhué y Rivadavia y Ventura Bosch, atravesando en eje Ramón Falcón, Ibarrola, Montiel y José León Suárez. Los cortes se realizarán de 8 a 20.

En toda la Ciudad funcionarán otros cinco ubicados en el Barrio Chino: Arribeños entre Juramento y Olazábal. Mercado Juramento: Juramento entre av. Cabildo y Vidal; Villa del Parque; Once y Casco Histórico. 

Por otro lado, en las calles porteñas se tomarán carriles de la calzada para que circulen los peatones las 24 horas y así garantizar el distanciamiento. Esta modificación tendrá lugar en la Avenida Juan Bautista Alberdi, entre Larrazábal y Lisandro de la Torre (Mataderos). En ese tramo están inhabilitadas las paradas de colectivos y no se permite estacionamiento.

El corte de calles en estos sectores estará acompañado por una adaptación de las velocidades máximas que serán reducidas 10km/h . Las cuadras intervenidas en avenidas pasarán de 60 km/h a 50 km/h y en las calles se reducirá de 40 km/h a 30 km/h . La velocidad se modificará en todo el tramo de la intervención y en los 100 metros previos a cada una. También habrá carteles y señales de tránsito que alertarán sobre la modificación del espacio y de la velocidad.

En todos los casos de transformación de las calles en espacios para peatones no afectarán el ingreso de los frentistas a sus garajes. En las ampliaciones de veredas en ejes comerciales no se podrá estacionar en forma adyacente a la intervención, pero se garantizará la utilización de las cocheras, de manera similar a lo que sucede en las calles con ciclovías. En el caso de los centros comerciales barriales y peatonales ocurrirá de la misma forma y los accesos estarán señalizados con una demarcación especial.

Como ocurre desde hace varias semanas en las estaciones de subte y en las paradas de los metrobuses, donde se colocaron marcas en el piso para que los pasajeros respeten el distanciamiento social, las veredas con un elevado tránsito peatonal tendrá un mensaje similar: “Mantener distancia es cuidarnos”

Los objetivos de estas medidas son incentivar el comercio de cercanía y de escala barrial eliminando la necesidad de traslados en transporte público y vehículo particular, optimizar el uso del espacio público para asegurar el distanciamiento social y evitar aglomeraciones, promover la movilidad peatonal y en bicicleta, otorgar herramientas a los comerciantes para que adopten medidas de protección y que puedan señalizar el distanciamiento social en las filas fuera de sus comercios.

Leave a Reply

Your email address will not be published.