En la Ciudad, las mujeres siguen ganando menos que los hombres

Los datos son proporcionados por el informe “Buenos Aires en números”, que también cuenta con información sobre la demografía y la economía porteña.

El documento, realizado y publicado por la Dirección General de Estadística y Censos del Gobierno de la Ciudad, expresa que las mujeres ganan por su trabajo 23% menos que los varones. En particular, las mujeres asalariadas tienen un ingreso 19% menor que los varones, y el guarismo se profundiza en las trabajadoras por cuenta propia.

La brecha se achica en los mayores niveles educativos y en la calificación superior -cuando se complejizan las tareas- pero todavía persiste, incluso con igual cantidad de horas trabajadas. Sin embargo, el análisis no tiene en cuenta a las ama de casa.

“Si bien es innegable que las actividades domésticas y de cuidados en el hogar en general implican jornadas extensas y de intensidad física y emocional, para la estadística convencional no se considera trabajo”, sostiene, a la vez que explica que no es porque no reciben paga, sino porque no realizan sus actividades en el marco de una organización laboral.

“En los últimos años, está ganando visibilidad el aporte económico que hacen las mujeres y la carga horaria que involucran sus actividades dentro de sus hogares. En nuestra Ciudad, muchas mujeres con hijos tienen doble labor: dentro de sus casas, generalmente como principales cuidadoras en el hogar y a cargo de la mayoría de las tareas domésticas (esfera privada, actividad no remunerada) y en unidades productivas o en otros hogares (esfera pública, actividad remunerada)”, enfatiza.

Por lo tanto, el hecho de que aún con más actividades diarias las mujeres ganan menos, “deja en evidencia que en buena medida, la diferencia de ingresos se funda en la condición sexual y no solamente en las habilidades o competencias de los ocupados”.

En la Cumbre del Desarrollo Sostenible del 2015, donde se aprobó la Agenda 2030, los funcionarios de la Ciudad se comprometieron a trabajar para generar más y mejores empleos para las mujeres y la adoptar medidas para reconocer, reducir y redistribuir las labores de cuidado y las tareas domésticas no remuneradas.

 

Otros datos estadísticas

El escrito demuestra que la inflación del 2018 fue del 46%. Los bienes y servicios que más aumentaron de manera interanual fueron el transporte (104%), el gas por red (77%), la industria automotriz (67%), la nafta (66%), pan y cereales (62%), productos lácteos y huevos (51%), electricidad (47%) y carnes y derivados (45%).

El ingreso promedio de ese año fue de $26.216 y el ingreso total familiar (la suma de todos los ingresos percibidos por los diferentes perceptores del hogar) fue de $42.985. Sin embargo, el 15% de los hogares de la Ciudad se encontraron en situación de pobreza, es decir, que no pudieron cubrir sus necesidades básicas.

El monto necesario para cubrir la Canasta de Consumo Alimentaria para una familia tipo pasó de costar $8 mil en 2017 a $13 mil en 2018. Para adquirir la Canasta de Consumo Total dicho hogar debía contar, en diciembre de 2017, con $22 mil. En diciembre de 2018, este valor ascendió a $31 mil; un incremento del 46%.

Según el informe, la tasa de empleo promedio de la Ciudad es del 51%, dentro del cual el 57% es hombre, y el 46% mujer. También expone que son mayoría los hogares con jefe/a ocupado/a (70,6%), poco más de la mitad en forma asalariada (52 % del total). Como contrapartida, prácticamente 29% de los hogares porteños registran como jefe a un miembro no ocupado

El documento también muestra que la densidad poblacional de la Ciudad es de 15 mil habitantes por kilómetro cuadrado. Al interior de la Ciudad la distribución de la población en el territorio es desigual: las Comunas 3, 5 y 6, ubicadas en el Centro de CABA, son las más densamente pobladas, mientras que las de la zona Sur, como las comunas 8 y 9, se encuentran menos pobladas.

Buenos Aires posee una población envejecida: en 2018 el 16% tiene 65 años y más, un peso cercano al que tienen los menores de 15 años (20%); hay 82 adultos mayores cada 100 niños y adolescentes.

En cuanto a los espacios verdes, los datos revelan que hay poco más de mil, que cubren una superficie de 1.871 hectáreas, lo que equivale a 6 m2 de espacio público verde por habitante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.