CeSAC N°14: “No hay condiciones dignas para atender ni ser atendido”

El Centro de Salud de Cildañez funciona hace nueve meses en tráilers, en condiciones precarias. Trabajadores y vecinos denuncian falta de voluntad política ante una situación de emergencia sanitaria.

Luego del incendio del 25 de agosto del año pasado, el  Centro de Salud y Acción Comunitaria nº 14 (Horacio Casco y Saravia, Parque Avellaneda, Comuna 9) comenzó a funcionar en dos tráilers y un espacio que prestó una institución educativa.

Los tres meses en los que debían utilizarse los containers se convirtieron en nueve y, si bien la fecha de reinauguración del CeSAC es en julio, las obras estuvieron frenadas alrededor de 20 días el mes pasado, por problemas en los seguros de los obreros.

Los trabajadores se enteraron de la situación cuando, realizando una visita a la construcción, los vecinos les comentaron que hace más de dos semanas no había ningún obrero en el lugar.

La Mesa de Salud (conformada por residentes, organizaciones sociales y empleados del Centro) se comunicó con el subsecretario de Atención Primaria Gabriel Battistella, quien les manifestó que no estaba enterado que la obra estaba parada, pero que activaría mecanismos de alerta para que comiencen de nuevo los trabajos.

Una trabajadora del centro – a quien llamaremos Marisa para resguardar su identidad- le comentó a AVISPADOS que se realizó una reunión donde estuvo Battistella junto con la ministra de Salud de la Ciudad Ana Bou Pérez. Allí se labró un acta donde los funcionarios se comprometieron a seguir sosteniendo un plan de trabajo que tuviera como entrega de la obra el mes de julio, como se les había prometido.

“Tomaron una actitud de reconocer eso, reafirmaron el compromiso de que la obra estaría para julio y se comprometieron a reforzar las cuestiones que faltan con respecto al plan de contingencia, que es estar trabajando en trailers con la incomodidad que eso genera cuando hay lluvia, cuando hace frío o mucho calor, con la dificultad de acceso a personas con movilidad reducida, porque al estar elevados los tráilers se los tiene que atender en otro lugar que no posee los elementos necesarios”, explicó la trabajadora.

Según los integrantes de la Mesa de Salud, la reunión funcionó como una veta más para vehiculizar los reclamos, aunque afirmaron que no hubo ninguna solución concreta.

“La ministra dijo que iban a poner todos los recursos necesarios y que lo que se nos ocurriera para mejorar la situación podían hacerlo pero aún no sabemos cómo van a garantizar esos compromisos, porque no estamos en condiciones dignas para trabajar y aunque nosotros tratamos de mermar la situación lo más posible, hay muy poca gestión: nosotros armamos todas las propuestas y ellos después acompañan o no”, denunció Marisa.

 

Las demandas

El 24 de abril, trabajadores del CeSAC n°14 publicaron un comunicado exponiendo fuertes reclamos acerca de los compromisos incumplidos por el Gobierno porteño: un tráiler odontológico que desde el inicio presentó inconvenientes y nunca permaneció en funcionamiento regularmente y la sala de espera para los pacientes, que recién fue instalada en febrero de 2019.

Otras de las demandas por las que aún no obtienen respuesta son más personal de seguridad, más baños químicos y el arreglo de los tráilers que evidencian falta de mantenimiento y presentan goteras, cortocircuitos, hormigas y baños en mal estado.

Marisa expresó, además, que esta semana se puso en funcionamiento la farmacia ya que no contaban con luz permanente por lo que se podía perder la cadena de frío que necesitan algunos medicamentos y vacunas. Debido a que no se había instalado el pilar de luz, los trailers funcionaban con grupo electrógeno, lo cual provocaba cortes constantes, por lo que se había llegado a atender pacientes sin luz, ni agua.

“Lo más notable es el desgaste y el malestar ante esta situación que debía ser temporal y ya lleva más de 9 meses, evidenciando la escasa capacidad de gestión y la poca voluntad política de resolver este conflicto. Aunque como trabajadores hacemos de todo para saldar este abandono del Estado (en muchos casos proveyendo los materiales de trabajo), estas no son condiciones de calidad ni dignas para atender y ser atendido”, concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.