Comerciantes y vecinos de Mataderos rechazan el corso de Avenida J. B. Alberdi

Los integrantes del Centro Comercial del barrio presentaron una nota ante el presidente de la Junta Comunal solicitando que se relocalice, pero de todas formas se hará en el lugar original.

Los carnavales se llevarán a cabo los fines semanas de febrero. En Mataderos se desarrollará en la Avenida Juan Bautista Alberdi, entre Araujo y Escalada, lo que despertó la preocupación de los comerciantes frentistas y algunos de los vecinos, ante los actos de vandalismo y violencia que suceden para esas fechas.

Así lo manifestaron en una carta presentada ante la Junta Comunal 9. Según le aseguró el presidente del Centro Comercial Alberdi Jorge Elger, a AVISPADOS, la respuesta de Maximiliano Mosquera Fantoni, cabeza de los comuneros, fue que a pesar de que comprendían el reclamo, la decisión de la localización de las celebraciones es una decisión del Ministerio de Cultura porteño.

“En lo personal, tuve bastantes presiones para que autoricemos el corso sobre la avenida. Y les planteamos claramente que, en representación de los comercios frentistas y de muchos vecinos que ya tuvieron problemas el año pasado, nosotros no íbamos a avalar bajo ningún aspecto el corso sobre Alberdi. Pero que nuestra opinión tenga peso o no depende fundamentalmente de las autoridades de la Ciudad, y si deciden hacer el festejo igual, en contra de la opinión del centro, que se haga responsable el Gobierno porteño por no escuchar a los ciudadanos”, acusó Elger.

La respuesta de Ciudad llegó el miércoles pasado, a través de una carta en la manifestaron que tomaron conocimiento de las preocupaciones de los residentes y que tabajarán en consecuencia para los carnavales del próximo año, ya que “debido al corto plazo que resta para el comienzo de los festejos, es que resulta imposible efectuar el cambio de zona”.

También expresaron que desarrollarán un “dispositivo especial de seguridad”, atendiendo a las inquietudes de los vecinos, y con el fin de disminuir el impacto de los comercios realizarán una limpieza del espacio antes y después del festejo.

Por otro lado, propusieron trabajar en conjunto lo que queda del año con el fin de relocalizar el corso “en una zona que genere el menor impacto a la actividad comercial que el organismo representa”.

Según el presidente del Centro Comercial, habían recibido los mismos argumentos en 2019, en la reunión con la entonces administradora de la comuna, Analía Palacios.

“Nosotros este año presentamos de vuelta la nota, pero no es un problema de tiempo, porque esta es la continuidad del Gobierno anterior, por lo que sabían claramente que nosotros no acordábamos. Acá lo que queda claro que al reclamo de los frentistas y los vecinos de la zona afectada no se lo escucha. El gobierno no escucha estas cosas como no escucha muchas otras, y si las escucha no explica por qué lo sigue haciendo igual”, destacó.

El decreto 2047 del año 2004 establece que los corsos barriales podrán rotar su ubicación cada dos años, de acuerdo a lo que establezca la Comisión de Carnaval. Siguiendo la normativa, en 2021, el corso de Mataderos debería hacerse en otro sector del barrio. 

La preocupación de los comerciantes es que la próxima locación pudiera ser en Alberdi y Larrazabal o en la Plaza Salaberry. La mejor alternativa, para los integrantes de la red de locales, es que se realice en Avenida Directorio y Lisandro de la Torre, a dos cuadras de la Comisaría Vecinal 9, como hace dos años.

“Me parece que los corsos que están bien correrlos cada dos años para que recorran los distintos barrios, pero hay otros que pueden estar ya instalados en un lugar determinado, donde no genere problemas y tenga su propio público”, expresó Elger.

Y agregó: “Los carnavales son un hecho cultural, y en lo personal tengo una visión buena de las actividades culturales, pero cuando esos actos se transforman en otra cosa, deja de ser algo festivo. Se ha desvirtuado lo que fueron los corsos en su momento. Hubo actos de vandalismo y de violencia, gente que orinó en los frentes de los comercios o en las calles aledañas, rotura de vidrios, imposibilidad de paso de peatones que necesitan circular por ese lugar. Realmente han generado muchos conflictos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.