Suspendieron la ley de residentes y concurrentes

Por unanimidad, los legisladores porteños dieron de baja, el jueves, la norma que sostenía la precarización de los profesionales de la salud.

Luego de una semana de paros y movilizaciones, el parlamento porteño dio marcha atrás con el proyecto que regulaba la actividad de residentes y concurrentes de la Ciudad. La iniciativa había sido aprobada el jueves 28 en una sesión que, según los profesionales, fue inconsulta y aprobada con solo la mitad de la cámara presente.

La ley, entre otros puntos, regularizaba la precarización de las tareas de los cerca de 1500 concurrentes, que no perciben salario, ART, ni viáticos; incorporaba un estricto sistema de disciplina; modificaba el cálculo de la actualización salarial de los residentes y abría la posibilidad de que trabajen de lunes a lunes, 64 horas a la semana, sin división de carga de trabajo diaria.

Los trabajadores salieron a las calles bajo el lema “Sin residentes ni concurrentes no hay hospital” y llamaron a paro por tiempo indeterminado. Denunciaban que nunca se consultó a la Asociación de Médicos Municipales (su gremio) para la conformación de la norma

“Esta ley precarizaba aún más nuestra situación laboral, no reconociéndonos como trabajadores. Por eso, se hizo un paro el día jueves 28, con una movilización en la legislatura. Cuando comenzó la represión, muchos legisladores salieron del recinto a tratar de defendernos y fue en ese momento que se cerraron las puerta de la legislatura y no se dejó volver a entrar a los diputados que habían salido. De esta manera se votó la ley”, le manifestó a AVISPADOS Agustín Aubele, residente del Hospital Donación Francisco Santojanni (Liniers, Comuna 9).

“Cuando yo era residente en primer año hice aproximadamente 100 horas de trabajo por semana, durante todo un año. He tenido jornadas de trabajo de 36 horas seguidas. Las residencias son un poco el trabajo esclavo por el que uno tiene que pasar para lograr ser especialista en la especialidad médica que uno haya elegido”, explicó Audele.

También expresó que las manifestaciones fueron históricas, ya que las luchas en contra de la precarización en las residencias y concurrencias son de larga data.

Y agregó: “Nosotros somos médicos recibidos, profesionales de la salud con una matrícula que nos otorga el Ministerio de Salud para ejercer nuestra profesión. De todas maneras, percibimos un salario muy bajo y trabajamos muchísimas horas. Esta ley continuaba avalando esta labor de gran cantidad de horas y poca remuneración”.

En cuanto al estado del hospital del barrio de Liniers, el residente enfatizó que observó un decaimiento en el área de salud en general en el último tiempo, sobretodo en los momento en los que se acentuó la crisis económica. “Desde faltante de elementos para atender hasta la insuficiencia de algunas medicaciones”, destacó.

A una semana de los gases lacrimógenos, el jueves pasado se aprobó con 58 votos afirmativos el proyecto de resolución que dejaba sin efecto el documento anterior. Técnicamente la ley no fue derogada porque no llegó a ser promulgada. Con la suspensión, la asamblea levantó el paro.

Ahora habrá una mesa de diálogo de negociación con el gobierno porteño para elaborar una nueva ley. Los residentes y concurrentes buscarán que esté conformada y activa en marzo. Para eso, el lunes próximo comenzarán las asambleas por hospitales y el miércoles habrá una reunión general para poner en común los primeros bocetos  

Entre los puntos principales que requerirán los trabajadores se encontrarán: derechos laborales en igualdad para residentes y concurrentes, no más 64 horas de trabajo semanales y guardias extensas y la participación de representantes en la discusión salarial.

Por su parte, desde el Ministerio de Salud de la Ciudad indicaron que “se decidió no avanzar con esta ley hasta tanto se generen los consensos de todos los actores involucrados, especialmente los residentes y concurrentes”. 

El lunes, la ministra Ana María Bou Pérez había recibido en su despacho a los residentes y concurrentes, pero les había ofrecido la opción de reglamentar la ley en lugar de vetarla,

Leave a Reply

Your email address will not be published.