Buscarán cambiar el proyecto de soterramiento del Sarmiento por un viaducto

El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta aseguró que en un mes y medio estará definida la iniciativa.

La obra del soterramiento de la línea de trenes Sarmiento se había frenado el verano pasado, a la altura de Liniers (Comuna 9), por falta de presupuesto. Sin embargo, horas antes del reinicio de la campaña electoral, Rodríguez Larreta a través de un vivo en sus redes sociales anunció que se está trabajando en el proyecto para reemplazarlo por un viaducto elevado, similar a los de las líneas Mitre y San Martín.

“Los mismos ingenieros que hicieron el viaducto Mitre están estudiando cuál es el mejor camino para el Sarmiento (si continuar el soterramiento o hacerlo por viaducto). En un mes y medio vamos a tener la propuesta final”, explicó el mandatario de la Ciudad.

También se comprometió a “que se terminen las barreras del Sarmiento”, en el marco de lo que definió como “la gran obra que viene en los próximos cuatro años”.

Por su parte, el vicejefe de Gobierno y ministro de Seguridad porteño Diego Santilli ya había asegurado el sábado pasado ante los vecinos de la Comuna 9, en el Instituto Las Nieves (Ventura Bosch 6662), que las obras del soterramiento se iban a concluir.

AVISPADOS dialogó con Santiago Rodríguez, periodista de Cosas de Barrio que estuvo presente en la reunión, quien explicó que si bien el funcionario habló poco del tema, aclaró que en 2023 el tren va a pasar “por arriba o por abajo”, es decir, que las obras van a estar finalizadas dentro de cuatro años.

 

¿Cuáles son los cambios?

La obra del soterramiento comenzó en octubre de 2016, con un fuerte impulso del presidente Mauricio Macri, en busca de diferenciarse de la gestión anterior, quienes a pesar de haber licitado la obra y haber adquirido la tunelera, nunca la comenzaron.

Pero la crisis económica dejó poco margen para continuarla y se frenó llegando a Liniers, quedando inconclusa. El cambio de planes determinó que el trayecto faltante se realizara por viaducto entre Caballito y Villa Luro.

Desde el Ejecutivo porteño sostienen que el nuevo rumbo de construcción aportaría una doble solución: no sólo se trata de una obra varias veces más económica que el túnel, sino que pasaría a ser ejecutada por el Gobierno de la Ciudad en lugar del nacional, que tiene dificultades para conseguir el financiamiento internacional que le permita continuarla.

El viaducto también permitiría subsanar el hecho de contar sólo con dos vías- que había sido uno de los aspectos más criticados de la iniciativa del soterramiento. La elevación permitiría contar con tres o cuatro vías, como con el del San Martín, aunque no evitaría la acumulación de gente al llegar al tramo de lo que ya está construido, entre Villa Luro y Haedo.

Sin embargo, las empresas adjudicatarias, entre ellas la italiana Ghella (una de las integrantes del consorcio a cargo de la obra), ya se mostraron en contra del proyecto, dado a que se verían perjudicadas al perder el contrato en favor de otra obra de menor presupuesto

Por otra parte, el viaducto el desafío de que, de materializarse, la línea Sarmiento pasaría a tener tramos en trinchera, en viaducto, en túnel y a nivel.

Leave a Reply

Your email address will not be published.