Retiraron de la sesión el proyecto de la Ciudad para el Mercado de Hacienda

La noticia se conoció ayer: los legisladores postergarían la llegada a la sesión del proyecto impulsado por el Gobierno porteño para rezonificar las 34 hectáreas que desocupará el año que viene la compañía Mercado de Liniers S.A.

Se trata de 340 mil metros cuadrados en Mataderos, Comuna 9, casi al límite con el conurbano bonaerense. A principios de octubre –y después de meses de coquetear con la exposición del texto definitivo- la Ciudad elevó sus planes a la Legislatura en forma de proyecto de 17 páginas.

Después de un veloz tratamiento en comisión, el texto tenía fecha de hoy para su tratamiento. Sin embargo, en la reunión de Labor Parlamentaria que se realiza los miércoles, los presidentes de bloque lo desplazaron.

Por lo que implica, el proyecto es de doble lectura, lo que significa que pasa una vez por el recinto, se realiza una audiencia pública con cualquier persona interesada y vuelve a la sesión para una segunda votación.

“Estamos presionando para ser escuchados. La gente no quiere ni edificios de 22 metros ni un Polo Gastronómico”, le explicó la vecina Lorena Crespo a AVISPADOS.

El martes de esta semana y con una muy buena convocatoria, los mataderenses se juntaron en el Bar Oviedo (Lisandro de la Torre 2407) a deliberar cómo proceder ante la poca consulta de la Ciudad.

Los acompañaron la comunera Aixa Rocha y el diputado Javier Andrade (ambos de Unidad Ciudadana) y un asesor de María Rosa Muiños (Bloque Peronista).

Antes de saber que el proyecto iba a postergarse, los vecinos habían acordado dirigirse a la Legislatura a las 11 de hoy para manifestar su postura en contra. “Queremos que introduzcan en el proyecto un montón de cosas que son beneficiosas para el barrio, son necesidades y no tuvieron en cuenta”, resumió Crespo.

¿Qué piden los vecinos?

Durante el encuentro en el Bar, los interesados en defender el predio en cuestión pusieron en común las ideas a las que destinar las tierras.

En primer lugar, defender la vivienda de quienes habitan –algunos por cuarta generación- en la Recova. Su continuidad estaría en peligro si se concesionara el espacio y un privado exigiera su desocupación.

Por otro lado –y en buena medida impulsado por el grupo de teatro comunitario local Res o no Res- los vecinos quieren un centro cultural importante, que pueda ser aprovechado por todo el barrio.

A nivel educativo, encabezan la lista de pedidos un jardín maternal y otra escuela media. “Es una necesidad imperiosa: el proyecto prevé 2400 viviendas más… El Polo Educativo (en construcción en Murguiondo y Avenida Directorio) ya queda corto, imaginate después”, invita a pensar Lorena.

Además, en sintonía con la sede del CBC que funciona en Lugano, los vecinos sueñan con la propia en ese terreno disponible.  

Las últimas ideas que forman parte de la lista de pedidos incluye que no partan el Polideportivo de Nueva Chicago (quedaría dividido por el nuevo trazado de calles) y que haya un espacio público para hacer deportes. Algunos vecinos también pidieron un hospital, para descomprimir al Santojanni de Liniers.

“Lo otro preocupante es lo de la Feria de Mataderos: queremos que siga siendo popular y gratuita, porque si la meten adentro del actual Mercado pueden cobrar entrada”, concluyó Crespo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.