Fabio Oliva, uno de los integrantes del grupo promotor de la fundación del colegio que hoy cumple once años charló con AVISPADOS sobre el nacimiento del bachillerato especializado en medioambiente.

Por Ximena Gonzalez

La escuela de Educación Media N°2 surgió por una iniciativa registrada en un acuerdo de la Mesa de Trabajo y Consenso (MTC) del Parque Avellaneda en el año 2001. Fabio Oliva fue uno de los miembros que participó en el primer acuerdo y coordinó las acciones del grupo promotor.

Para Oliva, una de las motivaciones de la fundación del colegio fue la existencia en el territorio del vivero público más importante de la ciudad. Esta fue la razón por la cual tomó la orientación de Construcción y mantenimiento de espacios verdes, que cambiaría a Agro y ambiente urbano en 2015.

“Los trabajadores de ese vivero se habían formado en la escuela Hickens, que se encuentra en el Jardín Botánico y en unas jornadas medioambientales que organizamos dijeron que el parque era un lugar ideal para crear un colegio similar”, manifestó

También agrega como antecedente la reunión que se llevó a cabo en el mismo año con Daniel Filmus, en ese entonces Secretario de Educación de la Ciudad, quien “estaba promoviendo la creación de escuelas que tengan salidas laborales para los jóvenes estudiantes”, y la propuesta de la Corporación de Sur, presidida por Arnaldo Bocco de instalar en el asentamiento una escuela dependiente de la UBA.

“Estas tres situaciones se combinaron y nos motivaron a iniciar un camino de más de seis años que atravesó tres gestiones distintas hasta crear la escuela media de Parque Avellaneda”, afirmó Oliva.

 

El contexto

La crisis económica del 2001 hizo estragos en todo el país y fue en esa época que la propuesta de la Mesa de Trabajo y Consenso cobró visibilidad.

“Al ‘que se vayan todos’ que sonaba en las calles le decíamos ‘ahora venimos nosotros’, una nueva forma de hacer política, con protagonismo ciudadano en red, con un sistema horizontal de decisiones por consenso, respetuoso de la memoria y la identidad del territorio y con planificación participativa y gestión asociada”, expresó el miembro de la agrupación fundadora.

En este sentido, recuerda el nombramiento de Marcelo Miyasato, integrante del mismo grupo, como director, como un “reconocimiento al trabajo del conjunto promotor y a la continuidad que tenía que tener la escuela en esas bases que se habían sentado en la experiencia de la MTC.”

“La práctica participativa que tenía en el sistema que se había construído en Parque Avellaneda tenía una base que le daba un potencial muy fuerte para ser distinta porque demostraba que no era una escuela más, sino que tenía sus raíces en un sistema asociativo”, opina Fabio Oliva

 

Cambios en la orientación

En 2015 comenzaron a regir las modificaciones al Nivel Secundario del Sistema Educativo Nacional. Entre ellas se encontraba la reducción a sólo trece orientaciones en las escuelas medias.

La especialización en Construcción y mantenimiento de espacios verdes del colegio “Ernesto Che Guevara” no encajaba en ninguna de las aprobadas por el Consejo Federal de Educación para bachilleratos.

 

“La escuela fue una escuela de creación, antes no había un instituto de esas características, fue una modalidad nueva, una escuela de jardinería especializada en medioambiente. Era una escuela de creación, es decir, no tenía referencia nacional”, comentó Oliva.

Con el proceso de homologación de las secundarias, la n°2 tuvo que cambiar la modalidad a la orientación Agro y ambiente urbano. “Fue un proceso de lucha muy fuerte y desgastante que modificó la currícula original, aunque no totalmente”, explicó el integrante de la MTC.

El cambio de especialización se realizó a pesar de la toma del establecimiento que realizaron los alumnos y derivó en la renuncia del director del Marcelo Miyasato, como consecuencia de una reunión que tuvo con autoridades educativas del Gobierno porteño.

El director reveló ese año a Transparencia Comunal que en la reunión intentaron leer el Plan de Estudios construído en la escuela y que sólo fueron interrumpidos con “ataques, chicanas, agresiones y hasta faltas de respeto”.

“Ahí va a continuar una lucha, en algún otro proceso, de recuperar algunos valores y lineamientos que se le habían dado como impronta a la escuela y que tuvieron que cederse para poder ser homologada en la Ley Nacional”, concluye Fabio Oliva.

Leave a Reply

Your email address will not be published.