Familiares y amigos de las víctimas de la Tragedia de Once dieron esta mañana su voto de confianza al Gobierno nacional aunque prometieron que no les temblará la voz para denunciar.

Cuatro años y medio después de que un tren chocara al ingresar a la estación terminal de la línea Sarmiento y dejara 52 muertos y más de 800 heridos, los allegados a las víctimas los recordaron con un mensaje a la nueva administración argentina.

“No nos va a temblar la voz para denunciar cualquier tipo de irregularidades que se presenten y que estén debidamente probadas”, sostuvieron en un comunicado que fue leído frente al andén nº 2 donde ocurrió el hecho el 22 de febrero de 2012.

Sin dejar de lado el pedido de Justicia que sostienen desde entonces, los familiares aprovecharon la fecha para insistir con el señalamiento al ex ministro de Planificación Federal Julio de Vido, cuya cartera manejaba el área de Transporte al momento del choque.

Es que en diciembre del año pasado, cuando finalizó el juicio por la Tragedia de Once, los jueces pidieron investigar la responsabilidad del ahora diputado nacional. “Hoy Julio De Vido se encamina inexorablemente a un juicio oral y público en el que no dudamos, será condenado por las 52 vidas perdidas”, subrayaron en el texto que luego publicaron en su cuenta de Facebook.

Por otro lado, los presentes esta mañana resaltaron el hecho de que hubieran empezado las tan postergadas obras de soterramiento del tren Sarmiento aunque aclararon que no son “ni oficialistas ni opositores” sino “un conjunto que defiende sus valores”.

Luego de repudiar a la administración kirchnerista –a la que culpan por las vidas perdidas- recordaron que al asumir el nuevo ministro de Transporte de Cambiemos Guillermo Dietrich había otorgado un cargo al ex directivo de la empresa TBA Víctor Heinecke, desplazado luego por sus intensos reclamos.

“Estamos dando un voto de confianza a las autoridades”, aseguraron antes de prometer repetir la actitud que tuvieron con Heinecke cuando sea necesario.

“En la lucha van a encontrarnos siempre. Aquí o en cualquier lugar, siempre pudiendo mirar a los ojos a quién se nos cruce, para decirles que acá estamos y estaremos, reclamando justicia hasta que la confirmación de las condenas ya dictadas, y las que, confiamos, están por venir, le den sentido a esta lucha”, concluyeron.

Leave a Reply

Your email address will not be published.