El Gobierno porteño elevó a la Legislatura un proyecto para promover “el cuidado de los asistentes” a las fiestas de música electrónica como la Time Warp, en la que murieron 5 jóvenes. 

El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta presentó el jueves de la semana pasada el texto que había prometido para dotar a la Ciudad de “herramientas e instrumentos específicos” para proteger a los participantes de “eventos masivos de música electrónica”.

Tal como lo había prometido el lunes 25 de abril en un encuentro con vecinos de Villa Luro, Rodríguez Larreta firmó un proyecto en el que listó las medidas que se deberán cumplir en las fiestas como la Time Warp para ser habilitadas.

El acceso a la hidratación gratuita y a la asistencia médica, contar con un protocolo para enfrentar “catástrofes sanitarias”, difusión de spots para concientizar sobre el uso de estupefacientes y la presencia de seguridad privada y policial suficiente, son algunos de los puntos que se mencionan en el expediente.

El texto fue girado a las comisiones de Seguridad y Salud (ambas presididas por diputados del PRO) y sería tratado una vez que se resuelva su combinación o no con proyectos opositores sobre el mismo tema.

La iniciativa fue elaborada 12 días después de que se celebrara en Costa Salguero la fiesta electrónica en la que 5 jóvenes murieron por consumir drogas de diseño en pastillas.

“Frente a estos nuevos espacios de diversión que pueden poner en riesgo la vida de los participantes, es misión del Estado atender el cuidado de la salud y seguridad de sus ciudadanos generando mejores condiciones para el esparcimiento público”, argumentó Rodríguez Larreta.

 

 

Qué propone la Ciudad

 

El proyecto que ingresó a la Legislatura el último jueves consta de 5 artículos de los cuales el nº2 es el más importante porque detalla las medidas que deberán cumplirse en el futuro en “eventos masivos de música electrónica”.

En primer lugar, exige garantizar a los asistentes “la hidratación adecuada” de manera gratuita. Además, asegura la “asistencia médica y su acceso a la misma” a través de “profesionales capacitados y entrenados e infraestructura suficiente para las consultas y manejo de situaciones generadas por el uso y consumo indebido de sustancias tóxicas”.

En el inciso “c”, el proyecto se refiere al protocolo que deberán presentar los organizadores de la fiesta en la que quede claro cómo manejarán “potenciales catástrofes sanitarias”. “Deberá ser aprobado previamente por el Ministerio de Salud y estará en poder del SAME para mejor anticipación y coordinación de potenciales situaciones masivas”, dice.

El Gobierno también aclara que, mientras dure el evento, “se deberá difundir la información de prevención para reducir conductas de riesgos y responsabilizar a los asistentes de sus acciones”. Además, el proyecto obliga a sus gestores a asegurar “la cantidad de personal de seguridad privada y policial a efectos de recibir denuncias en el interior del lugar” donde se realice la fiesta.

Asimismo, quedará sujeto a un permiso especial la realización de encuentros de música electrónica en espacios cerrados o semi-cerrados. Mientras tanto, sólo se habilitarán en lugares al aire libre.

Un control vía “sistema tecnológico visible certificado” será obligatorio para el ingreso y egreso de los asistentes al evento. Por último, quienes participen de la fiesta podrán conocer sus derechos gracias a que serán expuestos de manera clara “en algún lugar”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.