El grupo de amigos y vecinos de la Comuna 9 generadores del “Larra Solidario” pidieron en BA Elige cumplir su sueño. “Queremos empeñar mejor la tarea”, le contaron a AVISPADOS.

Casi 10 años atrás un puñado de jóvenes que se juntaban en la plaza Martín Irigoyen (Caaguazú y Larrazabal, Liniers) decidió dejar atrás la etapa de boliches y empezar a hacer trabajos solidarios. Comenzaban sus veinte años y estaban convencidos de que querían ver “las necesidades del otro”.

Se autodenominaron “Larra Solidario”, en honor a la avenida donde se ubica su espacio de pertenencia. Constituidos, comenzaron a avisarle al barrio que juntaban donaciones para los más necesitados.

“Cuando uno empieza no sabe nada de nada. Los primeros dos años los vecinos se acercaban y entregaban las donaciones, pero no teníamos ningún comedor, venían ellos a buscar lo entregado”, recuerda Facundo Fornis, uno de los integrantes.

El proyecto creció. Al tercer año de haber comenzado, los chicos creyeron que era una buena idea brindarle algo al vecino que aportaba su granito de arena. Ahí se les ocurrió generar un evento solidario con shows y música que se transformó en su marca registrada.

“La gente venía, dejaba las donaciones, nos conocía y pasaban un día en familia”, cuenta Fornis. En la actualidad, el equipo de unos 15 voluntarios (más los que se suman especialmente) realiza dos encuentros grandes al año que, para que resulten más atractivos, tematizan: bandas de rock, truco, comidas, folklore…

Por otro lado, decidieron pasar a la acción y ser ellos mismos los que entregan la ropa y alimentos juntados. Eligieron donarlos a la ONG “Alimentar enseñando” en el partido de General Rodríguez, que además de ser un comedor funciona como aula.

“El año pasado escuchamos en la radio que el comedor ‘Rayito de Sol’ en Merlo cocinaban a los chicos con leña, no tenían cocina. Nos pusimos en campaña, conseguimos una industrial y ahora somos los padrinos del lugar”, relata Facundo con alegría.

Como él rescata, “el argentino es muy solidario, se hace mucho más fácil”. Sin embargo, al no contar con un espacio propio tipo galpón o local donde guardar las donaciones, la tarea se complica y a veces hasta tienen que rechazarlas.

“Las juntamos en nuestras casas, en las de nuestros padres, en los autos. Hay tanta entrega que no podemos decirle a la gente ‘esperá al evento’. Por eso lo que estamos pidiendo es un lugar físico para poder acopiar y organizar las donaciones, empeñar mejor la tarea”, subraya Fornis.

Así surgió la idea de aprovechar la plataforma BA Elige para pedirle a la Ciudad el lugar que les hace falta en el barrio. “Tratamos de ver si el Estado puede brindar un espacio, que conozcan las actividades que hacemos desde hace años y que la realidad avala”, suma Facundo.

En abril subieron la propuesta a la web y recibieron 142 votos. Ahora, el programa está en etapa de revisión y recién en agosto se sabrá si para el Gobierno es o no una idea realizable. En ese caso, volverá a instancia de votación y si resulta ganadora, se hará realidad el año que viene.

“Hacemos las cosas a pulmón, no estamos metidos con ningún partido. Fue una herramienta que vimos y nos la jugamos como tantas veces. Tratamos de tirar todos los cartuchos a ver si alguno nos escucha”, afirma Facundo.

Y concluye: “Nadie elige donde nace. Uno tiene la suerte de nacer en un lugar y otra gente nace en lugares muy precarios y es feliz. ¿Y vos cómo le podés dar una mano?”.

 

Cómo ayudar

Durante estos meses de frío, el grupo está abocado al proyecto de invierno. Juntan ropa de abrigo, frazadas y alimentos para entregar a la gente en situación de calle.

Además, están organizando el Día del Niño en “Rayito de Sol”, a donde llevarán juguetes producto de donaciones.

Por último, ya están organizando el segundo evento anual que será en septiembre, aún sin fecha exacta, en la plaza Martín Irigoyen.

Para colaborar, saber más y contactarse:

Leave a Reply

Your email address will not be published.