Una iniciativa presentada en la Legislatura intenta prohibir los fuegos artificiales sonoros o luminosos con exceso de ruido.

El proyecto, del diputado del Partido Socialista Auténtico Adrián Camps apunta a terminar con una práctica que suma detractores año a año.

Aunque en general las críticas a la pirotecnia argumentan el temor que atraviesan las mascotas, la iniciativa de Camps advierte los riesgos de quemaduras y daños al aparato auditivo.

“Hay abundantes informes científicos relativos al ruido de armas de fuego, cuyas conclusiones pueden extrapolarse fácilmente al caso que nos ocupa, debido a las similitudes acústicas de ambos tipos de detonaciones”, explica el legislador.

De hecho, en su artículo 1º el texto define que serán alcanzados por la prohibición los artificios pirotécnicos que “tengan como fin principal la generación de ruido” o “produzcan como atracción efectos luminosos, pero generen un nivel máximo de emi-sión de presión sonora superior a los 70 dbA”.

La única salvedad de uso queda reservada a “los artificios pirotécnicos para señales de auxilio, emergencias náuticas y para el uso de las Fuerzas Armadas, de seguridad y/o Defensa Civil”.

Por otro lado, el proyecto prevé multas para las personas que “manipulen y/o accionen” elementos pirotécnicos. Si la ley estuviera vigente hoy, el precio a pagar por cometer el delito sería de casi 2000 pesos.

El expediente cuenta con una cláusula transitoria que habilita por un año a los fabricantes nacionales de pirotecnia a agotar sus stocks y adaptarlos a las tecnologías de bajo ruido.

No es la primera vez que textos como éste pasan por la Legislatura porteña. El primero, de 1999 había sido presentado por el diputado radical Felipe Figuerero que impedía de cuajo el uso y comercialización de pirotecnia. Después, llegaron otros 6 que varían entre descartar la práctica o regularla.

“Entendiendo que prohibir o erradicar la fabricación y comercialización de la pi-rotecnia en términos generales no ha dado resultados en el paso en nuestra ciudad, el objeto de la presente Ley es prohibir a los elementos de pirotecnia cuyo fin principal sea la generación de ruido”, parece contestarle Camps en el proyecto.

Para ver la luz, la iniciativa tendrá que ser analizada por las comisiones de Desarrollo Económico, Mercosur y Políticas de Empleo y de Justicia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.