A pesar de las tres iniciativas que buscan convertir el terreno en un parque, el único texto que se tratará mañana es el que propone la construcción de un centro comercial.

El emprendimiento que la firma IRSA intenta desarrollar en el barrio de Caballito está más cerca de convertirse en realidad. Es que en la reunión de asesores que se realizará mañana en la Legislatura sólo se evaluará la propuesta del Poder Ejecutivo.

En el plenario de las comisiones de Planeamiento Urbano y Presupuesto, los asesores pondrán a consideración el texto firmado por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta que permite la construcción de un centro de compras, cines, supermercados y hasta estacionamiento en el predio de la avenida Avellaneda entre Fragata Sarmiento y Olegario Andrade.

Para habilitar la obra, la Ciudad necesita que la Legislatura apruebe la inclusión de normas especiales en el Código de Planeamiento Urbano “a fin de atender el desajuste y/o problemática” que el proyecto a tratar evidencia “respecto de los parámetros y restricciones establecidas” en la normativa actual.

Las tres iniciativas que quedaron afuera del temario de mañana plantean que el terreno -actualmente en desuso-sea destinado al fin contrario: un espacio verde y de esparcimiento de casi 25 mil metros cuadrados.

Las tres propuestas presentadas son de Suma +, el Partido Socialista y del arquitecto Rubén Kavanagh, en representación de los vecinos, quienes ya juntaron 8 mil firmas en contra del desarrollo de IRSA.

La empresa, cuya titularidad sobre los terrenos no está legitimada, quiere construir el centro comercial desde hace tiempo. Para que pueda lograrlo, el Poder Ejecutivo presentó en reiteradas ocasiones el mismo texto.

“Es una reinsitencia inexplicable e injustificable. El mundo no tiene los shoppings dentro de las ciudades”, rechazó Kavanagh en diálogo con Avispados. En su iniciativa, se busca conformar una Mesa de Trabajo y Consenso entre el Gobierno, comuneros y vecinos para diseñar el futuro parque.

“Lo que proponemos para el predio es limpiar, emparejar, cortar el pasto y sembrar árboles. Más barato que eso, imposible. Y reciclar lo reciclable para cultura, educación, arte y espectáculos” sintetizó.

En Caballito, se calcula que cada uno de sus 6 kilómetros cuadrados está habitado por 27 mil personas. “Deseamos que se tome conciencia de que esto es un bien para todos. No es partidario, es una necesidad imperiosa”, reflexionó Kavanagh.

 

<iframe src=”https://www.google.com/maps/d/u/1/embed?mid=1ZoIm3ADbDBA8544d-TFeb6-9Wyc” width=”640″ height=”480″></iframe>

Leave a Reply

Your email address will not be published.