La Ciudad aseguró ayer en la Legislatura que había hecho los controles necesarios en la fiesta Time Warp en la que el viernes pasado murieron cinco jóvenes que habían consumido drogas de diseño.

El titular de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) Matías Álvarez Dorrego le dijo a la comisión de Desarrollo Económico que se habían cumplido “todos los requisitos de la normativa” para inspeccionar el predio de Costa Salguero, sede de la Time Warp en la que fallecieron 5 personas y otras 5 quedaron en estado delicado.

Según diversos testigos, en la fiesta electrónica que se desarrollaba el viernes se habrían vendido pastillas a las que habrían tenido fácil acceso los casi 13 mil asistentes. Además, se supo que el suministro de agua era escaso y que hacía mucho calor.

Atentos a estos puntos, los más de 40 diputados presentes ayer consultaron a Álvarez Dorrego sobre el accionar de la AGC. Tras revelar que las inspecciones habían sido “de carácter presencial y ocular”, Álvarez Dorrego subrayó: “Se constató en 5 oportunidades que no se cortó el suministro de agua en los dos centros de hidratación destinados para el público en general y uno para el sector VIP”.

Por otro lado, sostuvo que “en todo momento funcionaron los aires acondicionados y equipos de recirculación del aire”. Aunque recordó que el control sobre la comercialización de estupefacientes “no es competencia de la AGC”, dejó en claro que “los inspectores no detectaron la venta”.

Para que la fiesta se realizara, la Ciudad daba por correcto que hubiera 2 ambulancias de alta complejidad, 5 médicos, 10 socorristas, 1 puesto de atención, 65 vigiladores, 80 baños químicos, la disposición de los bomberos de La Boca y 20 efectivos de Prefectura.

“Desde la AGC se han dado y cumplimentado todos los requisitos previstos por la normativa tanto para el permiso como para la previa y el desarrollo del evento”, remarcó Álvarez Dorrego.

Sin embargo, a su turno el jefe de la bancada del Frente para la Victoria Carlos Tomada arremetió: “¿Por qué la agencia considera que 2 ambulancias, 5 médicos y 10 socorristas son suficientes para la atención sanitaria de 13 mil personas?”.

En la misma línea, desde el monobloque Partido Socialista Auténtico el legislador Adrián Camps disparó: “Si todo estuvo bien, ¿por qué se murieron estos jóvenes? ¿Qué medidas se tomaron para que no se vendieran drogas? Porque todos los jóvenes dicen que se las ofrecieron 5 o 7 veces”.

Ahora, la Legislatura debe resolver cuál será su próximo paso. Entre las opciones se encuentra la posibilidad de interpelar al funcionario (como pidió desde el Frente de Izquierda el diputado Ramal) o pedir informes al Poder Ejecutivo.

El titular de la comisión de Desarrollo Económico, el kirchnerista Gabriel Fuks, le dijo a AVISPADOS que tras la reunión de ayer “se está buscando un consenso entre los distintos bloques” para dar el debate el próximo jueves en la sesión ordinaria. “Es la intención nuestra, vamos a ver que hace el oficialismo”, sopesó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.