El ministro de Modernización Andrés Freire encabezará el próximo viernes por la mañana una reunión en la que se tratará el futuro del Zoológico de Buenos Aires.

Del encuentro formarán parte los diputados Adrián Camps (Partido Socialista Auténtico) y Hernán Rossi (Suma +), autores de diversos proyectos de ley para transformar la actividad del predio del barrio de Palermo.

Ambos legisladores acercarán sus propuestas que abarcan de manera integral la problemática. Por un lado, la conservación de los animales que no pueden ser devueltos a su hábitat y la reinserción de los que sí están en condiciones de volver a valerse por sí mismos.

Por el otro, la situación de los trabajadores que cumplen funciones en el Zoo, y por último el patrimonio arquitectónico que es parte del terreno ubicado entre las avenidas Las Heras, Sarmiento y Del Libertador y la calle República de la India.

En la reunión, pedida desde hace meses por Camps y Rossi, se trazarían los primeros pasos para resolver la situación. Es que el espacio, cuya concesión está en manos de la empresa Zoológico de Buenos Aires SA, acumula años de abandono por parte de las diversas compañías que lo tuvieron a cargo.

De hecho, a principios de este año y tras el rumor de que iban a cerrarlo, Freire había prometido reactivar la Comisión para la Transformación del Zoo, formada en 2014. “No estoy conforme con la concesión. Hay inversiones que están pendientes. La gente está pidiendo una solución que aún no le hemos dado”, le dijo en enero el ministro al diario La Nación.

Consultado por AVISPADOS, Camps se alegró porque Freire “está predispuesto” a analizar la situación. “En la Legislatura avanzamos mucho porque somos varios diputados, incorporamos a las ONG, a los defensores del patrimonio arquitectónico y a los trabajadores. Lo que nos falta es el Gobierno, no hemos podido entablar un diálogo”, explicó.

 

Proyectos a evaluar

 

Desde Suma +, Rossi propuso en octubre de 2014 prohibir los Jardines Zoológicos en la Ciudad. En ese predio, el texto invita a construir un Parque de Concientización Ambiental porque –en palabras del diputado- “el objetivo no debe ser exhibir sino, muy por el contrario, defender la biodiversidad, conservar el medio ambiente y educar”.

“Los animales no merecen ser tratados como objetos que nos pertenecen sino que debemos tratarlos como lo que son, seres vivos que tienen derechos y merecen ser respetados”, argumentó Rossi en su presentación.

Por su parte, Camps pidió no confundir transformación con clausura porque “lo peor que se puede hacer es cerrarlo y trasladar a los animales no se sabe dónde”. Por eso, el legislador del PSA insistió con “no introducir nuevas especies ni reproducirlas” para que el Zoo se vaya “apagando solito”.

“Hay que reconvertirlo en un centro de recuperación de fauna capturada (uno de los negocios más importantes del mundo), hacer un centro de investigación sobre especies en peligro de extinción (algo que ya se hace con el cóndor andino, el aguará guazú y con tortugas), hacer eje en los proyectos de investigación y de repoblación de regiones que hayan perdido su fauna autóctona y construir un centro educativo sobre temas ambientales”, sostuvo el diputado, quien sigue la temática desde su primer mandato.

Para él, los jóvenes actuales están preparados para “apreciar al animal en su hábitat mediante figuras tridimensionales”. “Hay que apuntar a las nuevas tecnologías, a la tercera y séptima dimensión. Eso es mucho más atractivo que mostrar un animal decadente, sacado de su hábitat en condiciones de maltrato”, opinó Camps.

El legislador subrayó la importancia de la lucha en conjunto entre los distintos actores interesados en salvar al Zoo. “La batalla cultural la hemos ganado ampliamente. Si hoy quisieran rematarlo como hicieron en 2012, no podrían por la resistencia de la sociedad”, se alegró.

Leave a Reply

Your email address will not be published.