Agostina Soria: “Estar en Las Panteras es un sueño”

En una charla exclusiva con AVISPADOS, la jugadora de 21 años que integra el equipo mayor de vóley en Vélez y que representará al país los próximos Juegos Panamericanos habló sobre sus inicios en el deporte y el significado de formar parte de Las Panteras.

Además, Agostina Soria contó cómo vivió la mudanza de su Tucumán natal a Buenos Aires, su llegada al club de Liniers y la posibilidad de presentarse en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. “Una de las cosas por las que vine a Vélez es porque formaban buenas jugadoras”, destacó.

-¿A qué edad arrancaste a jugar al vóley?

-Aprendí a caminar en la cancha, básicamente, a los 6 o 7 años en mini vóley en el club Tucumán de Gimnasia.

En el 2007 a mi hermana la habían llamado del club Ciudad de Buenos, ella se hizo amigas y cuando fue para allá le pedí una camiseta a una de las chicas de la selección metropolitana. Me la regaló y me dijo: “Cuando vos seas grande vas a ir a jugar a Vélez”. Quedo ahí.

En el 2011 vine por unos amistosos con Vélez los fines de semana y el entrenador Guillermo Nazabal dijo que ya era el momento para sumarme al equipo. Entonces con mi mamá y mi papá decidimos venirnos cuando tenía 14 años.

-¿Qué te pareció el club cuando llegaste?

-En realidad, lo que me pasa es que no tengo mucho tiempo. Entreno a la mañana, vuelvo y almuerzo, duermo siesta porque es sagrada (risas) además también soy santiagueña de una parte de mi familia.

Después estoy entrenando acá, sino también cuando tengo algún día de descanso lo aprovecho para relajar el cuerpo y recuperar energías para jugar el fin de semana.

Fui al estadio varias veces, no soy fanática pero me gusta el clima que se tiene acá. La gente del club es muy familiera, por lo menos en su concepto porteño tienen esa tendencia a priorizar la familia como me pasaba cuando estaba en Tucumán.

-Hablemos de tu llegada a Las Panteras. No es la primera vez que vestís la camiseta de la selección Argentina.

-No, ya había participado en todas las categorías juveniles de los seleccionados argentinos. En diciembre de 2012 me llamaron para formar parte de la selección y decidí quedarme un año más. Estuve en pre-menor, menor, U23 (todavía formo parte de ella) y dos años con Las Panteras.

-¿Cómo fue ese proceso de estar en los seleccionados juveniles hasta llegar a Las Panteras?

-Es un sueño, ya el solo hecho de estar en una selección mayor de Argentina es fantástico. El año pasado pude llegar, mi idea era después de la liga que se disputa de enero a marzo. Cuando me llamaron fue algo hermoso, traté de disfrutarlo, pero ahora hay que mantener ese lugar y seguir entrenando.

Es muy diferente comparado con lo que es inferiores. Al cambiar de entrenador cambiás tu forma de juego.

-Sol Piccolo, tu compañera en Vélez, ya estuvo antes con Las Panteras, ¿Te dio alguna recomendación o llegaron a jugar juntas?

-Sí, compartimos la selección mayor el año pasado, fue muy bueno. Yo antes la tenía como mi ídola y ahora es mi súper amiga. Cambia un poco la visión: antes decía “tengo que entrenar con Sol Piccolo” y parecía un sueño, me temblaba el cuerpo.

Yo la veía, me acuerdo que era la capitana de su categoría y estaba en Turquía, Tailandia y aspiraba a ser como ella y de hecho fue una de las cosas por las que vine a Vélez, porque formaban muy buenas jugadoras.

Era lo que yo quería, que me formen, aprender. No buscaba fama, plata o un departamento… yo solo buscaba que me formen como jugadora y por eso mis padres se vinieron conmigo.

-¿Qué otras jugadoras mirabas y tomabas como ejemplo para tu formación?

-Acá en Argentina “Yas” Misetich, una gran referente del vóley y más para mí porque juega de punta-receptor que es mi puesto; y también compartí cancha con ella y por mi cabeza era ver un sueño realizado, no lo podía creer. Después esta Tatiana Rizzo, que es la capitana junto a Yaz, y son pibas que te enseñan, te ayudan y te dan una mano para que mejores día a día.

En el plano internacional, hay muy buenas jugadoras. Me gusta mucho Gabi Maraes y Natalia Silvio de Brasil, son increíbles y me hacen acordar a Sol y a mí porque son muy amigas. ¡Son muchísimas jugadoras y no terminaría más!

-Supongo que los Juegos Panamericanos en Lima que empiezan en julio son su principal objetivo…

-Sí, tenemos varias competencias que ni yo sé cuáles son. Este año es muy difícil, hemos tenido muchas jugadoras somos casi 30 que van rotando, Hernán Ferraro, el actual entrenador, nos rota mucho.

Está muy complicado, sin embargo no es imposible, hay que entrenar bien, estar enfocadas y concentradas en nuestro juego. También es nuevo el planteo de este cuerpo técnico y esperamos obtener resultados positivos.

-¿Cómo esta Vélez en la Liga de Honor?

-Esta muy bien. Hay que seguir trabajando, obviamente. Vélez es un club que se caracteriza por sacar jugadoras de inferiores y estamos contentas porque nos proyecta, más a jugadoras jóvenes como yo que tengo 21 años, y muchas chicas están motivadas debido al que futuro somos nosotras y esta bueno que de a poco nos vayan dando rodaje en la división de honor.

-¿Te llamaron equipos de otros países para ir a jugar allá?

-Sí, he tenido ofertas de España y algunas universidades de Estados Unidos. Pero sigo en Vélez porque tengo que continuar formándome como jugadora. Por ahora estoy muy cómoda en el club y con eso me conformo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.