Liniers: opiniones encontradas sobre el nuevo Centro de Trasbordo

AVISPADOS realizó una encuesta a los vecinos del barrio para saber qué pensaban sobre la reforma de la Avenida Rivadavia que busca ordenar la circulación en una zona clave para miles de personas.

Por Ximena Gonzalez

La plataforma comenzó a funcionar hace más de dos semanas, tiene una extensión de 700 metros y es utilizada por 16 líneas de colectivos. Las reformas generaron distintos puntos de vista entre los residentes de Liniers.

Varios de los encuestados –a los que se citarán sólo con nombre para preservar su identidad- emitieron duras críticas sobre la obra de tránsito. Los puntos más enjuiciados fueron el costo de las obras, el tiempo que llevaron, que los colectivos deben esperarse de espalda (al igual que en el resto de los transbordadores de la Ciudad) y que las paradas no quedaron bien ubicadas.

“¿Centro de trasbordo? Son paradas nuevas: un par de conos amarillos, vinilos en el piso de cómo hacer fila y plantitas para darle un toque, nada más”, comentó León. Como él, varios de los vecinos enfatizaron que el único cambio fue estético y que el Centro de Trasbordo no tiene ninguna utilidad.

“Se nota que lo diseñó gente que en su vida se tomó un colectivo, están todas las paradas al revés, las cambiaron de lugar y quedaron muy separadas unas de las otras”, manifestó Diego.

Otros transeúntes agregaron que salen varias líneas de la misma parada lo que provoca que haya amontonamientos de gente en las filas, mucho desorden y confusión en las horas pico.

”Lo que se ve a simple vista es que está todo más estético, pero para el pasajero es mucho más complicado porque se eliminaron paradas. El costo-beneficio de lo que venden como un Centro de Transbordo es una mentira para justificar los gastos”, expresó Silvia.

Máximo reprochó que “no pueden tardar seis meses para poner las paradas una al lado de la otra” y cuestionó: “¿Por qué la vereda del lado de la vía es más ancha que la de los negocios? ¿Por los árboles? En la vereda de los negocios la gente se encajona entre las rejas y las vidrieras y eso se hubiera solucionado si repartían mejor el ensanche”.

El Presidente del Centro de Comerciantes, Vecinos, Instituciones y Profesionales de Liniers (CECOVIP), Luis Lezcano opinó lo contrario: “Antes, la gente que esperaba un colectivo lo hacía prácticamente en la vidriera del comercio. Era imposible entrar a un local, mucho menos mirar vidrieras. Hoy no sólo se amplió la vereda sino que también hay un ordenamiento”.

“El Centro de Trasbordo pone en valor las veredas y con la iluminación de noche se respira más seguridad. Es un aporte positivo al comercio, además, porque está recuperando clientes que no venían a Liniers porque les robaban, porque no podían caminar tranquilos, porque estaba abandonado, degradado”, afirmó Lezcano.

De la misma manera, varios vecinos vieron de manera positiva la obra. ”Ahora podes transitar por las veredas sin problemas”, declaró Norma.

“Es la primera vez que se hace algo de renovación en Liniers. Quedó todo muy prolijo y estéticamente lindo”, agregó Patricia.

MaryAnne expuso: “Vivo desde siempre en este barrio y veo que mejoró muchísimo el tránsito, la vereda y la zona. Hicieron algunas cosas mal, como insistir con que la gente haga la fila al revés, pero hay otras que están bien logradas como la señalización de colectivos y las indicaciones de donde está cada parada”.

“Ahora hay un orden de los vehículos (carril para colectivos y otros dos para autos). Cómo siempre, y en casi todos los casos, el problema es la gente que no respeta las señalizaciones, cruza por cualquier lado y maneja como quiere”, examinó María.

Leave a Reply

Your email address will not be published.