Por Alejandro Cabrera Britos, representante del Frente de Artsitas Ambulantes Organizados (FAAAO).

Después de analizar el proyecto presentado por el Poder Ejecutivo para modificar el código contravencional, el Frente de Artistas Ambulantes Organizados (FAAO) manifiesta que se trata de un ataque certero a toda persona que desarrolle actividad alguna en el espacio público por su contenido punitivista.

Consideramos que lejos de motorizar políticas públicas para cada caso, el denominado Expediente 1664-J-18 criminaliza, resucitando y profundizando lo que eran en algún momento los edictos policiales.

Como artistas callejerxs, el artículo 85 nos atraviesa particularmente y genera confusión, ya que regula la figura de “ruidos molestos”, dejando a criterio del funcionario policial o judicial interviniente qué tan ruidosos o molestos somos.

En consiguiente, podrían imponernos multas y arrestos. Para peor, el proyecto fomenta la industria de las falsas denuncias, ya que legitima el llamado anónimo, entre otras graves modificaciones. Esta claro que todo esto afecta sustancialmente nuestra actividad.

Estamos en contra de la propuesta del Gobierno de la Ciudad de crear un “espacio privado”, colmado de formidables negociados para pocxs.

Por eso, desde el FAAO junto a todos los colectivos de artistas callejerxs con los que venimos articulando, seguiremos expresando artísticamente nuestro rechazo a la reforma, y asistiendo a las reuniones de la comisión de Justicia (donde se trata el proyecto en cuestión) para enunciar nuestra absoluta disconformidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.