Este viernes 25 de mayo se festeja a lo grande. Recuperado por jóvenes empeñados en devolverle el esplendor, el Ercilla de Liniers se prepara para soplar las velitas. Acá, su historia.

Por Melina Lacoste

Ubicada en Lisandro de la Torre al 1190, en el corazón de Liniers, esta Asociación Civil ha reabierto sus puertas hace 8 años pero sus comienzos se remontan varias décadas atrás. Fue recuperado por sus socios y actualmente es impulsado por jóvenes que brindan su amor a cada una de las actividades que allí se practican.

Tras una crisis económica fuerte, el club tuvo que vender muchas de sus instalaciones, entre ellas la cancha de básquet que daba justamente a la calle Ercilla. Durante años estuvo abandonado y fue albergue de gente que no era bienvenida en el barrio, se hizo eco de una muy mala imagen entre los vecinos, quienes vieron ese espacio como un peligro para la integridad de todos.

Pero un buen día, aquellos que habían sido socios de chiquitos y que aún guardaban un profundo cariño por el Ercilla se unieron para recuperarlo y poder devolverle a Liniers y a la gente lo que siempre les había pertenecido.

“Los más viejos se acuerdan de las orquestas que tocaban acá, los carnavales eran muy famosos. Don Mario, un socio de años, siempre nos recuerda que a pesar de no tener cancha de fútbol, Ercilla tenía un equipo e iba a jugar a otros lados”, le cuenta a AVISPADOS Nahuel Quagliariello, miembro de la comisión directiva del club.

A este impulso de querer reivindicar todo aquello que alguna vez fue la asociación, se unieron muchos jóvenes que querían crear un espacio para que aquellos niños y niñas de bajos recursos pudieran desarrollar tareas recreativas.

“Los chicos proponen” fue el primer taller que sostuvo por mucho tiempo al Ercilla. Luego, dio pie al resto de las actividades que hoy se practican allí. Coordinado por Florencia García López este encuentro proponía clases de malabares, de pintura, se hacían juegos, salidas a la plaza y varietés.

Tiempo después comenzaron las clases de ajedrez a cargo del profesor Diego Sumic, clases de Taekwondo, con la profesora Karina Lanzoni y hasta danza jazz y urbana, acrobacia y folclore.

Otro gran aporte al barrio y a la sociedad es el grupo de padres con VIH positivo. Con Paola Acuña a la cabeza, este encuentro de portadores del virus busca poder ayudar a romper con los miedos y contener a aquellos que son recién diagnosticados. Es el único club que ofrece esta asistencia.

También se han organizado peñas, reuniones de padres, de alumnos, fiestas de egresados, cenas y variedad de encuentros. Cuentan con una cooperativa de trabajo que organiza los eventos y, como no poseen subsidios ni otro tipo de ayuda que no sea la de los socios y los vecinos, hacen rifas para poder pagar los trajes y los exámenes  de aquellos alumnos y alumnas que no tienen la capacidad de hacerlo.

Por toda esta historia de recuperación, de esfuerzo y lucha este viernes desde el club invitan a todos a participar de la celebración de cumpleaños. “Venir a compartir una comida, a brindar. El fin es poder encontrarnos, celebrar juntos. Queremos invitarlos a seguir construyendo esta historia que recién empieza”, se ilusiona Nahuel.

 

Lo importante

Desde las 12.30 del viernes y hasta la tarde se ofrecerá locro, empanadas, pastelitos, se harán bailes, habrá bandas en vivo y se proyectarán videos documentales realizados por ellos mismos.

Avenida Lisandro de la Torre 1190, Liniers, Comuna 9.

Leave a Reply

Your email address will not be published.