Taxistas integrantes de pequeñas y medianas empresas protestaron ayer frente a la Legislatura en contra de la aplicación para celulares que quiere instalar el Gobierno. De qué se trata.

La Cámara Argentina de Radiotaxis (CAR) se presentó ante el Parlamento porteño para exigir a los diputados que no aprueben un proyecto presentado la semana pasada por la Ciudad. La administración de Horacio Rodríguez Larreta propone que los usuarios puedan pedir los autos a través de su teléfono celular, mediante una nueva aplicación: Taxi BA.

La polémica no es nueva. De hecho, se desató a fines de marzo, cuando el servicio conocido como Uber comenzó a funcionar en la Argentina. A través de él, los vecinos pueden hacerse de un auto con chofer que los traslade hasta el destino deseado casi con un sólo click.

En alerta, taxistas y remiseros protestan desde ese momento por la superposición de la actividad con la suya. Sin embargo, la fuerte campaña aún no pudo terminar con Uber. Es que esta empresa internacional, que opera sin pagar los mismos impuestos, es difícil de prohibir.

La aparición de Taxi BA busca igualar las oportunidades de taxistas con choferes de Uber, ya que facilita el contacto con el usuario.

“La incorporación de nuevas tecnologías, respeta el ordenamiento legal vigente de los servicios públicos de transporte, pudiendo en consecuencia conservarse todas las salvaguardas actuales e incorporar las mejoras objetivas que la incorporación de la tecnología posibilita”, argumenta el proyecto que lleva la firma de Rodríguez Larreta, del ministro de Desarrollo Urbano y Transporte Franco Moccia y del jefe de Gabinete Felipe Miguel.

Como contrapartida, la CAR emitió un comunicado crítico al respecto: “Resulta incomprensible que el mismo Gobierno que promueve el apoyo a las Pymes busque modificar una ley que tendrá como efecto la destrucción de más de 42 empresas que dan trabajo a unas 1400 familias dentro de la Ciudad de Buenos Aires”.

 

Cómo funcionaría Taxi BA

El proyecto del Poder Ejecutivo conserva el espíritu fundamental de Uber: queda permitido solicitar un taxi vía teléfono móvil, en el que se podrá chequear tanto datos del conductor como del vehículo. Además, agrega la posibilidad de pagar con tarjetas, algo que no es del todo común entre los taxis que circulan por la Ciudad.

Con respecto a los pasajeros, la iniciativa oficial les da el derecho de geolocalizar el viaje, emitir una alarma, generar un reporte electrónico del viaje (con información detallada del recorrido, el importe abonado, etc) y calificar el servicio.

Por su parte, los taxistas podrán optar o no por figurar en la aplicación (el alta será gratuita), estarán autorizados para generar un reporte diario de la actividad y también podrán emitir una alarma, de ser necesario. Asimismo, no podrán rechazar los pedidos emitidos por personas en sillas de ruedas.

Para habilitar Taxi BA, los diputados tendrán que modificar el Código de Tránsito y Transporte. Hasta el momento, el expediente se encuentra en la comisión homónima, donde deberá ser discutido antes de llegar al recinto. El presidente de esa junta, el diputado peronista Claudio Palmeyro, fue peón de taxi y mantiene una cercana relación con el titular del gremio que los agrupa Omar Viviani.

El Poder Ejecutivo justificó la creación de la app por el “verdadero avance en las comunicaciones e intemet” de los últimos años, por lo que considera “necesario incorporar nuevas tecnologías al servicio de transporte público de pasajeros en automóviles de alquiler con taxímetro — taxis”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.