La Justicia ordenó al Gobierno porteño relocalizar a una familia que vive en la villa conocida como Ciudad Oculta en condiciones de hacinamiento y con una persona discapacitada.

La sentencia dictada por la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario obliga a la Ciudad a brindar una solución habitacional que permita la “urgente relocalización” de 5 niños y 3 adultos que viven en 22 metros cuadrados en la Villa 15.

Las juezas Gabriela Seijas y Mariana Díaz rechazaron de esta manera la apelación del Gobierno a un fallo de primera instancia que lo obligaba a reconstruir la vivienda para adecuarla a las movilidades reducidas del hombre que vive allí.

El caso llegó a la Justicia luego de que la familia presentara un recurso de amparo para que su precaria habitación fuera refaccionada. El magistrado titular del juzgado n° 13 en lo Contencioso, Administrativo y Tributario, Guillermo Scheibler, había hecho lugar al pedido, aunque la Ciudad respondió que no había ninguna resolución jurídica por la que el Estado se viera obligado a reparar una casa en mal estado.

El nuevo fallo de la Sala III reconoce que no es posible “acceder a la petición de reconstrucción de la vivienda”. Por eso, las juezas Seijas y Díaz brindaron otra alternativa: poner a disposición de la familia “una solución habitacional que permita su urgente relocalización en un sitio acorde a las limitaciones de movilidad” del hombre discapacitado y a la cantidad de personas que conforman el grupo.

En disidencia, la magistrada Fabiana Schafrik sostuvo la resolución de primera instancia que abogaba por la reconstrucción de la actual habitación en la Villa Oculta.

Por último, Díaz y Schafrik coincidieron en que “hasta tanto se provea el mencionado alojamiento” la familia deberá recibir “el monto suficiente” para contar con un espacio habitacional adecuado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.