Marcelo Carrizo, el profesor karateka que protege el polideportivo de Nueva Chicago

Casi por casualidad, hace 18 años el subcampeón sudamericano de karate fue contratado por el club de Mataderos para dar clases. Ahora, además de instruir a los chicos interesados en la disciplina, se ocupa de la seguridad.

Por Nicolás Molinari

Cuando Marcelo Carrizo tenía 13 años sus problemas de conducta preocupaban a su familia. Sin muchas esperanzas, empezó a ir a clases de karate y le cambió la vida. Ya de adulto, intenta transmitirle lo mismo a sus alumnos y animarlos a formar su personalidad y autoestima como le sucedió a él.

-¿Cómo es tu relación con los chicos?

-Es muy fluida en un marco de respeto y disciplina.

-El karate tuvo un crecimiento. ¿Dónde se notó?

-En Argentina a partir de 1984, cuando salió la famosa película “Karate Kid”. Con los años la mayoría de la gente que se acerca a karate son personas con problemas de autoestima personal, desorden de atención y  personas con problemas de conducta. El karate fortalece mentalmente al débil y controla al agresivo.

 

En el 2000 supo que el Polideportivo de Nueva Chicago buscaba instructores de karate. Junto a un compañero de la Federación presentó el currículum y esperó. Pronto supo que había sido elegido.

-¿Cómo es practicar esta disciplina en el verdinegro?

-Placentero. Después de estar tantos años en el club ya lo tomo como mi segunda casa.

 

Representando los colores del club de Mataderos, Marcelo Carrizo compitió el año pasado en Torneo de Artes Marciales Mixtas de San Isidro y consiguió el segundo puesto.

“En el antiguo Japón se usaba karate para sobrevivir de las invasiones de los chinos a las islas Okinawa, que fueron conquistadas varias veces también por los americanos. En cambio, ahora es un deporte artístico que se basa en la autodisciplina. El respeto es un método de la autodefensa personal para la propia integridad física”, concluye Carrizo.

 

Para entrenar: Martes y viernes de 19.30 a 21 en Lisandro de la Torre 2288, Mataderos, Comuna 9.

Leave a Reply

Your email address will not be published.