Desde las 11, los integrantes del Registro de Medios Vecinales de la Ciudad se manifestarán en Uspallata 3160 para repudiar lo que denominaron una “persecución”.

El 1º de agosto 39 programas de radio independientes fueron apercibidos por la Secretaría de Medios de la Ciudad, acusándolos de no ajustarse a la Ley 2587 que regula la actividad de los medios vecinales.

Los apercibimientos atañen a la cuestión del contenido, asegurando que los programas no cubren temáticas barriales según el porcentaje exigido por la norma.

Aunque el mecanismo legal prevé que después de la primera llamada de atención el titular del medio vecinal puede hacer su descargo, no en todos los casos llegó la notificación, lo que complicó el uso del circuito en favor de los comunicadores.

Las 39 producciones radiales pertenecen en su mayoría a medios comunitarios. “Creemos que se trata de una persecución política para acallar voces críticas a los gobiernos nacional y local”, expresaron en un comunicado.

El Registro de Medios Vecinales que funciona en la órbita de la Ciudad es el listado de programas de radio, emisoras, diarios barriales, páginas web (como Avispados) y TV por internet que reciben una pauta publicitaria oficial siempre que se ajusten a la Ley 2587. A pesar de eso, suelen estar sujetos ilegítimamente a quien la interprete.

En el marco de esa norma, el siguiente paso que puede seguir la administración porteña es la suspensión y luego la expulsión del Registro para el medio sancionado.

“Quedarnos sin la pauta publicitaria de la Ciudad, un derecho democrático al que accedemos a través del Registro de Medios Vecinales, sería empezar a apagarnos. Porque ya nuestras condiciones de producción están al límite producto de la inflación”, indica el comunicado.

Esta no es la primera medida tomada por el Gobierno en función de debilitar a los medios vecinales. A principio de año, la Secretaría firmó la resolución 813 por la que informó el nuevo mecanismo para determinar el valor de la pauta, por fuera del establecido en la ley.

De esta manera, los vecinales perdieron un 19 por ciento de sus ingresos por publicidad oficial. Tras un recurso de amparo firmado por 40 medios, el juez Guillermo Scheibler ordenó el lunes pasado suspender la 813, pero esto aún no se ha hecho efectivo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.