“En Liniers está ocurriendo un cambio que no sucedía hace 30 años”

El presidente de la Cámara de Comercio de Liniers Luis Lezcano dialogó con AVISPADOS sobre su gestión, las obras que se están realizando en el barrio y sus proyectos a futuro.

Por Ximena Gonzalez

La Cámara de Comercio, Vecinos, Instituciones y Profesionales (CECOVIP) tiene un radio de referencia que va desde Avenida Juan B. Justo y General Paz hasta Patrón. El organismo busca defender a las PyMes y los vecinos, tomar sus reclamos y gestionar una respuesta a través de la institución que corresponda.

“Nuestra función es reclamar ante los entes correspondientes el derecho a la calidad de vida y obtener el bienestar entre todos los vecinos, fortalecer la participación, integración y difusión de todas las instituciones, destacando la idoneidad del asesoramiento y el compromiso intelectual de nuestros profesionales. La idea es que todo este capital humano que tiene nuestro barrio se desarrolle a través de la Cámara”, resumió Lezcano.

-¿Cuáles son los objetivos para los que trabajan?

-Mejorar la seguridad, la higiene y la limpieza, la iluminación, el empleo, el desarrollo comercial y económico y el asesoramiento jurídico y publicitario. Organizamos por dentro y trabajamos con la mediación y la convivencia.

También apoyamos a los comercios contra la competencia desleal y las inspecciones compulsivas. Somos los que hemos trabajado en lo que es la recuperación del espacio público, ya que en su momento habíamos declarado a Liniers como “capital de los manteros”, pero desde una mirada social.

-¿A qué se refiere con “mirada social”?

-Nosotros venimos desde una ONG hace más de 20 años que se llama “Amigos de Liniers C.V.” y esa experiencia de trabajo de campo nos permitió poder tener una mirada comprometida y distinta con el tema de los manteros. Los manteros eran una problemática social donde el Estado se tenía que hacer responsable. Para nosotros son víctimas, esclavos del modernismo, explotados por cuatro o cinco vivos. Hablando con ellos e interiorizándonos nos dimos cuenta de que la mayoría no quería estar en una manta, los obligaba la situación social.

En estos seis años de gestión nosotros, como somos parte de la Federación de Comercio de Buenos Aires (FECOBA), hemos llevado la temática del vendedor ambulante como una problemática social. Allá se aceptó, se le dio esa mirada y se trabajó dentro de esa lógica.

-¿Qué acciones realizaron para tratar la problemática?

-Durante cuatro meses se les dictaron cursos a los manteros, se les dio una cantidad de dinero mensual para que pudieran asistir y se entregaron certificados que los califican para poder tener un trabajo estable. Más del 80% de los vendedores ambulantes calificaron y se reubicaron en los distintos lugares que dio el Gobierno de la Ciudad, como ferias techadas. También se hicieron convenios con sindicatos para darles trabajo. Aquellos que no calificaron se debió a que tenían antecedentes muy duros o faltaban documentaciones.

Mientras esto sucedía nosotros tramitábamos ante el Estado la recuperación del espacio público en todos los conceptos, o sea, poner en valor el centro comercial. En 30 años esto no se había hecho jamás, todo se hacía para Mataderos, para Alberdi.

Los últimos años de gestión de este Gobierno insistimos a tal punto que nos escucharon. En este momento hay una gran inversión en cuanto a infraestructura, en todo lo que es el eje comercial se ha hecho las veredas nuevas, iluminación LED y se está trabajando con el tema del arbolado. Todo esto se hizo creyendo en Liniers, yo soy un vecino del barrio. La idea es recuperar nuestra calidad de vida y como vecino y representante de esta cámara nos pusimos esta mochila pesada al hombro, reclamamos y hoy se está produciendo un cambio que no ocurría hace 30 años.

Hemos conseguido para la calle León Suárez, donde está instalada la comunidad boliviana y peruana, para hacer un corredor turístico comercial de productos regionales y comidas típicas, 90 toldos que se van a instalar una vez que la obra culmine, en marzo. Son toldos que el Estado gratuitamente le entregará a cada comerciante. Ellos eligieron los colores. Pero para eso se tuvieron que poner en regla las documentaciones de todos los comercios. A muchos los hemos ayudado a hacer las habilitaciones.

-¿Cómo gestionan esas acciones?

-Directamente a través de los organismos oficiales. Queremos romper con las burocracias y que nos hagan esperar porque la verdad que los tiempos sociales son distintos de los de los funcionarios y a través de la Federación y de CAME llegamos a los funcionarios y nuestros reclamos son escuchados de otra manera. Después de muchos años descubrimos que la gestión la podemos hacer directamente con los entes del Estado, buscamos que todo sea ágil.

Por eso siempre les decimos a los vecinos que aprovechen, que es una cámara abierta a todos. Esta es una administración circunstancial que no va a estar para siempre. Acá hay una idea de formar dirigentes, no perpetuarnos en nuestro lugar porque tenemos una mentalidad de equipo y creemos que hay que darle paso a la juventud, a los profesionales, que tenemos que crecer con ellos y aprender. Tenemos una gran esperanza que por la lógica de que el mundo ha cambiado, lo van a hacer mejor que nosotros.

-¿Qué proyectos contemplan a futuro?

-A partir de marzo comenzamos a poner en valor el comercio a través de campañas de calidad, atención, mejor precio, elegir las mejores vidrieras, los vendedores del mes. La idea es levantar la vara en cuanto a lo que es la atención, el porqué venir a Liniers. Nosotros tenemos un público que más allá de todos los problemas que teníamos venía. Lo que hemos hecho es trabajar para que es público se sienta cómodo. ¿Por qué digo que está obligado? porque es una estación de transferencia… de Liniers se va a todos lados.

-¿Cuál cree es la principal dificultad que se les presenta a los comerciantes del barrio?

-En cuanto a las obras que puedan perturbar el desarrollo normal de los comerciantes te diría que por ahí dificulta un poco la dinámica del comercio, pero pensemos que las obras vienen para quedarse. Hablamos con los comerciantes y les pedimos paciencia, que aprovechen este momento. Hemos notado que las obras se hacen muy rápido.

-¿Y en cuanto a la situación económica?

-Estamos pasando un momento difícil, hay una gran baja de ventas. Lo que sucede es que es una situación en la que un comerciante está haciendo una patriada porque abrir sus puertas con todo lo que le genera el gasto fijo con los servicios que han aumentado. Ha cambiado el perfil de muchos comercios que tenían empleados y ya ahora son familiares los que manejan el local. Eso nos trae también que hay falta de empleo.

Pero a veces estas situaciones nos producen oportunidades. Hoy el comercio va camino a ser una vidriera, no es el lugar de ventas. Se vende a través de internet. Eso también afecta al comercio tradicional porque si no se aggiornó va a tener muchas dificultades y mucho más en una situación económica como la que tenemos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.