El titular del monobloque Bien Común Gustavo Vera delineó junto a AVISPADOS cuál será su agenda legislativa en 2016.

“La Legislatura va a tener un trabajo que espero sea intenso. El año pasado, producto de los distintos episodios electorales, el trabajo fue bastante escaso. Esperemos que sea del nivel de 2014, donde teníamos sesiones donde por lo menos había uno o dos proyectos sustanciales por semana”, comenzó con esperanza Vera.

¿Cuáles serán sus principales focos de trabajo?

Bien Común tiene mucho para aportar. En materia de trabajo esclavo hay proyectos que tienen estado parlamentario. Uno para que las marcas obligatoriamente sean auditadas por un organismo del Estado y certifiquen que están libres de trabajo esclavo en toda su cadena de valor. Otro para que el Estado no contrate proveedores que no estén previamente registrados, que no contrate trabajo esclavo, por decirlo de algún modo. Estamos insistiendo para que se cumpla la reglamentación que establece que tiene que haber un centro de recuperación de adictos por comuna. Y queremos que exista un cupo para que las personas que han sido víctimas de adicciones y que se recuperaron tengan posibilidad de reinserción laboral. Porque lo que ocurre es que muchas de estas personas cuando se recuperan son estigmatizadas porque estuvieron varios años sin tener una historia laboral.

Seguimos insistiendo con un proyecto para que exista una regulación del mercado de inmuebles ociosos, de más de 300 mil viviendas. Pensamos que si se incorporaran al mercado abaratarían drásticamente el costo de los alquileres y también los créditos hipotecarios para poder obtener una vivienda.

Vamos a insistir en que los legisladores ganen un sueldo equivalente a un director de escuela o de hospital público y que se vayan ajustando según las paritarias médicos o docentes.

Vamos a seguir insistiendo en que por lo menos los legisladores se atiendan en hospitales públicos y no en prepagas que tienen que pagar los contribuyentes porteños. Yo no elegí Medicus, cuando asumí ya lo tenía.

¿Encontrás una resistencia para tratar ese tipo de iniciativas?    

En el del salario perdimos 47 a 4. Encontré mucho apoyo a nivel social, tanto que se vieron obligados a tratarlo en el recinto. Perdimos abrumadoramente porque muchos políticos consideran que ser un servidor público es vivir con algún nivel de privilegio muy superior al que tiene la media normal de los asalariados.

Pensamos que la política es un servicio para el bien común, que hay que predicar con el ejemplo y que no podemos ganar menos ni más que funcionarios que cumplen altas responsabilidades. Sin perjuicio de seguir insistiendo con este proyecto, yo devuelvo gran parte de mi sueldo a organizaciones de la sociedad civil frente a escribano público, porque rechazo vivir con estas condiciones salariales aristocráticas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.