Miércoles, 13 Diciembre 2017
Home Opinión Hacia una ley de deporte social con perspectiva de género
Hacia una ley de deporte social con perspectiva de género
Jueves, 26 de Octubre de 2017 09:43

1471*Por Mónica Santino, presidenta de la Asociación Civil La Nuestra Fútbol Femenino y una de las autoras del proyecto de ley de clubes de barrio y deporte social por la inclusión social, deportiva e igualdad de género. 

 

Seguinos en las redes

 

001twitter

 

 

 

001facebook

  

 

En Argentina las mujeres hace sólo 75 años que votamos y aún en muchísimos aspectos de la vida cotidiana corremos desde atrás. Hablando justamente de actividades lúdicas y deportivas más allá de los triunfos resonantes en algunas disciplinas como el hockey sobre césped, yudo o natación, cuando hablamos de acceso y derecho al juego la cancha todavía tiene espacios vacíos.

 

A fines del 2016 algunos clubes de barrio y proyectos deportivos orientados a lo social decidieron juntarse y organizarse ante la durísima realidad que las diversas entidades afrontaban, situación que no cambió a lo largo de 2017. Es una característica de la práctica deportiva la tendencia a organizarse, a agruparse, a enfrentar la adversidad con la conciencia de que el mejor partido siempre está por jugarse. En el mar de la crisis de los clubes reflejada en tarifas imposibles de pagar, trámites legales inaccesibles y mucha incertidumbre, asomó también la necesidad imperiosa de comenzar a discutir con los compañeros de las instituciones la perspectiva de género sintetizada en la participación de las mujeres en los ámbitos deportivos, patrones y estereotipos culturales y todas aquellas prácticas que discriminan y condenan a roles de cuidado o tareas similares a las domésticas en estos espacios barriales: lavar camisetas y pecheras, cuidar los vestuarios, organizar rifas y colectas, limpiar después de los eventos pero jamás o en muy raras ocasiones estar sentadas en los lugares donde se toman las decisiones políticas sobre el destino de los clubes.

 

Además cabe agregar un aspecto fundamental: la infraestructura. En la mayoría de los clubes no hay vestuarios para equipos visitantes de mujeres y baños. Las deportistas suelen cambiarse en el mismo espacio de los varones, incómodas y sin los requisitos necesarios mínimos para la competencia. Las entidades deportivas, algunas centenarias, no fueron construidas con perspectiva de género. No alojan a las mujeres y no abunda tampoco la oferta deportiva. Todo suele centrarse en las actividades pensadas culturalmente como “juegos de mujeres” donde el deporte que sobresale en cantidad de horario y espacio es el patín artístico.

1472 

También en el debate con las instituciones y proyectos deportivos se cuela un tema muy importante, incorporado a la agenda por su visibilidad y la necesaria ampliación de derechos que es la diversidad sexual. Todo el deporte organizado pierde la brújula y se desestructura porque está cimentado desde una mirada absolutamente binaria donde todo lo que no encaja en las categorías hombre-mujer es expulsado. Aquí además de la sanción de la ley que puede ser utilizada como instrumento por todas las organizaciones que giran alrededor del deporte deben darse el tiempo para pensar las prácticas e incorporar a todas las personas trans y autopercibidas desde distintas historias, culturas y orígenes para generar espacios deportivos justos, igualitarios y de real acceso al juego para toda la población.

 

En la ley se contempla cupo femenino en las comisiones directivas de los clubes, monto estímulo para las instituciones que con sus prácticas confirmen una tendencia al cumplimiento de la norma, consejo asesor para monitorear las políticas públicas con perspectiva de género y diversidad sexual, premio anual para incentivar estas prácticas. Todo orientado a generar en los clubes de barrio la inclusión, el debate y el pensamiento acerca de una temática vital para los días que corren.

 

Algo cambia cuando una mujer participa. La comunidad cambia cuando nadie se queda afuera.

 

A la cancha entramos todas, todes, todos.

 

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.