Miércoles, 18 Octubre 2017
Home Opinión Es PRO endeudar al pueblo
Es PRO endeudar al pueblo
Martes, 26 de Julio de 2016 13:15

969*Legislador por Bien Común y autor de un proyecto para investigar la deuda de la Ciudad. 

 

Seguinos en las redes

 

001twitter

 

 

 

001facebook

  

 

Según los últimos datos presentados, el stock de deuda de la Ciudad de Buenos Aires asciende a marzo de 2016 a 2.347,8 millones de dólares. Total que al tipo de cambio alcanza los $34.747,44 millones de pesos.

 

La historia de la deuda pública en la Ciudad de Buenos Aires no comienza con la gestión macrista pero es, sin duda, desde 2008 que inició un camino de continuo aumento.

 

Cuando Mauricio Macri asumió como Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma, el stock de deuda no alcanzaba los 550 millones de dólares. Este monto medido en pesos del momento rozaba los $1.760 millones y representaba el 20 % de los ingresos tributarios.

 

La Ciudad mantuvo desde siempre cuentas fiscales sólidas, es la única jurisdicción subnacional completamente autofinanciada, y el stock total de deuda podía pagarse entonces con menos de 3 meses de recaudación. Esto hizo de los bonos y títulos porteños un activo financiero muy atractivo tanto en el mercado local como internacional. Y el Jefe de Gobierno se aprovechó de ello.

 

Su idea era endeudarse para saldar lo que dio a llamar un “déficit de infraestructura” que la Ciudad mantenía con sus ciudadanos. Con esa excusa, se llevaron adelante una docena de colocaciones de Bono Tango y más de 15 series de emisiones en el mercado local en los últimos 9 años. Esto implicó que el stock de deuda pública -siempre emitida en moneda y bajo legislación extranjera- trepara hasta los casi 2.350 millones dólares que la Ciudad debe actualmente, comprometiendo hoy 33.5% de los recursos tributarios.   

 

La deuda de la Ciudad se triplicó en 9 años medida en dólares.

En moneda nacional, el aumento fue de 20 veces.

 

Haciendo un poco de historia, encontramos que si bien el macrismo inició su gestión ya habiendo solicitado su primera autorización para contraer deuda, las primeras colocaciones fuertes se consiguieron en 2010. El stock de deuda pública aumentó +150% entre diciembre 2007 y diciembre 2010. Y en dólares, el stock ya se había duplicado. 

 

A partir de allí comienza una larga serie de colocaciones de títulos públicos, que cuadriplican el valor total de deuda pública a diciembre de 2012. En 2011, se vota la primera autorización para contraer deuda que permita refinanciar vencimientos. Es decir, se empiezan a sentir los efectos de esta estrategia de financiar gasto con deuda. 

 

Desde 2012, ante la imposibilidad de continuar emitiendo en el exterior, las emisiones se realizan bajo el Programa de Financiamiento en el Mercado Local en dólares estadounidenses bajo la modalidad “dólar linked” que adiciona a la tasa de interés acordada la diferencia de cotización de las divisas, garantizando además de un alto rendimiento, una cobertura por tipo de cambio.

 

Con la devaluación de diciembre de 2015, el stock de deuda pública porteña sufrió un fuerte acrecentamiento interanual de más del 70%, explicado casi exclusivamente por modificación de tipo cambio, que pasó de  8,56 en diciembre 2014 a 13,3 el 31/12/2015. Todos los porteños somos más pobres desde entonces.

 

Este efecto es importante toda vez que los ingresos de la Ciudad están denominados en pesos y fuertemente vinculados al ciclo económico. En este sentido, la deuda total pasó de representar el 39% al 49% de los Recursos Totales porteños. Esta relación medida sobre la DEUDA PUBLICA (no incluye Flotante) pasó de 14% en 2008 a 29% en 2014 y 39% en 2015.

 

Nunca fueron ajenas las sospechas sobre las comisiones pagas a empresas financieras intermediarias que han tomado sin justificación ni licitación mediante el rol de Banco Ciudad en la representación de la Ciudad en los mercados. Existen denuncias penales que pesan sobre los funcionarios desde que en 2010 tomaron deuda en los mercados pero no estaban preparados para ejecutar los saldos conseguidos. Si bien las denuncias están en la justicia, el Poder Ejecutivo no da respuestas. 

 

Es necesario preguntarse si el aumento en la deuda tuvo como correlato un shock, una fuerte ampliación en la inversión de capital. Es importante saber si los edificios escolares, los kilómetros de subte, el equipamiento en los hospitales se multiplicó por 10, así como la deuda. Lo cierto es que no: hasta 2013, el aumento en la deuda porteña no se tradujo en aumentos en la relación Gasto de capital / Gasto Total, de manera que el endeudamiento financió gasto corriente. Aunque hubo un crecimiento en la inversión que se dio en los años posteriores al traspaso del subterráneo a la Ciudad; en 2016, a pesar de preverse nuevo endeudamiento por más de $12.350 millones, se vuelve a niveles  de Gasto de capital/Gasto Total menores al 16%. El promedio de gasto de capital / gasto total de la gestión anterior (Telerman: 2006 - 2007) fue de 17,1%.    

 

La deuda en la Ciudad de Buenos Aires, entonces, no explica sus aumentos de stock por aumentos en las inversiones de largo plazo. Pero la inercia de los vencimientos comenzaron a comprometen las finanzas futuras: casi la totalidad de la deuda incorporada en 2015 se utilizó para pagar vencimientos de deuda pasada.

 

Otra arista es el costo de elegir una estrategia de financiamiento basada en el endeudamiento.  Así como el stock a pagar va a continuar subiendo con el valor de la moneda de denominación, los intereses pagados anualmente también trepan con las devaluaciones. El total de intereses pagados 2015 fue de $1.883 millones, representa el 2.2% de todo el gasto anual de la Ciudad.  Este porcentaje era en 2007 de 1,2%.

 

Así, lo que gastamos hoy en pagar intereses de deuda acumulada equivale:

 

- al presupuesto anual del MINISTERIO DE CULTURA

-  dos veces y media el presupuesto total anual del INSTITUTO DE LA VIVIENDA

-  una vez y media el presupuesto anual para “AGUA POTABLE Y ALCANTARILLADO” 

- casi 9 veces lo destinado a Infraestructura Escolar

- casi 9 veces lo destinado a Metrobus en 2015

 

Pero, ojo, sabiamente la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires obliga las autorizaciones de endeudamientos se aprueben siempre con una mayoría especial de 40 / 60 votos: no solo el macrismo es responsable del creciente endeudamiento.

 

También en términos técnicos, las leyes que aprobaron las autorizaciones de endeudamiento, especialmente en los últimos años, han sido cuestionadas: han operado como verdaderos cheques en blanco que aportaban ninguna no definición importante sobre la operación de crédito a desarrollar. E, incluso, se han llegado a votar leyes sin trabajo ni soporte técnico de comisión, horas después de ingresar a la Legislatura.

 

Todas estas cuestiones no nos han dejado más opción que exhortar se constituya una comisión que pueda dar cuenta de las operaciones de crédito realizadas, de su oportunidad y mérito, del destino de sus resultantes, de la legalidad de las operaciones y de la responsabilidad de los funcionarios.  

 

El proyecto presentado propone la creación de una Comisión Especial de Investigación sobre el Origen, Legalidad, Revisión y Seguimiento de las Negociaciones relativas a la Deuda de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con el objetivo de establecer la legitimidad y legalidad de todas las operaciones de endeudamiento desde 1996; revisar todos los procedimientos legales y administrativos concernientes al endeudamiento; analizar los aspectos legales de los contratos celebrados con instituciones financieras, como así también el cumplimiento de las normas legales en la emisión de bonos y verificar la utilización del destino de los fondos, y la correcta disposición de los mismos.

 

Se necesita investigar la deuda pública porteña porque:

 

+ la política de endeudamiento, caracterizada por una fuerte expansión de los saldos adeudados, no implicaron un aumento del stock acumulado de capital.

 

+ el Poder Ejecutivo ha ignorado sistemáticamente el rol asignado por las leyes al Banco Ciudad  y es corrido de su rol como agente financiero de velar por los intereses de la Ciudad.

 

+ mientras se excluye al Banco, se pagan suntuosas y cuestionadas comisiones a financieras intermediarias.

 

+ resulta imperioso se aclare respecto de la responsabilidad del ex Ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, en el escándalo por la aparición de cuentas off shore, como principal responsable de todos las colocaciones de bonos y empréstitos porteños entre 2008 y 2015.

+ el Poder Legislativo debe velar por los intereses de sus ciudadanos y el destino de sus recursos. 

 

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.