Sábado, 19 Agosto 2017
Home Entrevistas El patrimonio porteño en tiempos de Facebook
Banner
El patrimonio porteño en tiempos de Facebook
Viernes, 20 de Enero de 2017 08:59

1181Un vecino sube la foto de la calle Florida en obra. Fecha: 1971. Me asombra, me encanta, me gusta. 34 veces compartida. Una vecina publica tres imágenes de Palermo a comienzos del siglo pasado. Provoca 234 reacciones y 22 réplicas en Facebook. Las transformaciones de la Ciudad y el amor por la fotografía, son los protagonistas de esta nota a Bruno Correia y María Victoria Menéndez, administradores en la red social de páginas y grupos sobre patrimonio.

 

Seguinos en las redes

 

001twitter

 

 

 

001facebook

  

 

Entrevista: Dana Cartannilica y Cecilia Bona

Fotos: Dana Cartannilica - Wip Fotografía 

 

Nunca el tiempo es verdadero en el Café Tortoni. Pasadas las 11, los extranjeros ya se sientan a degustar un bife con puré mientras que a pocos metros alguien le reclama al mozo un cortado, por favor.

 

La mesa donde las cronistas de Avispados esperan a los entrevistados no es bien atendida. Tal vez porque el único idioma que se habla es el español-castellano-porteño y el tema de conversación es bien local: la Ciudad de Buenos Aires y su patrimonio reflejado en fotos históricas. No cuentan con dólares. Sólo ganas de conocer más sobre el distrito federal.

 

Llegan María Victoria Menéndez y Bruno Correia. Arquitecta ella y licenciado en Ciencias Políticas él, la vida los llevó a coincidir como administradores del grupo de Facebook “Fotos Antiguas Ciudad Bs As”. Allí, los casi 33 mil miembros suben imágenes viejas de espacios públicos porteños y comparten el gusto de volver por un ratito al pasado.

 

“Las fotos son la puerta de entrada. Te dan algo más tangible. No es lo mismo leer e imaginarlo que tener una prueba de cómo era. Nunca vas a tener la dimensión real, pero te da una idea, te permite verlo”, resume Bruno, también creador de la página Historia Digital, dedicada a la construcción de “una base de datos de conocimientos que le sirva tanto al lego como al investigador formado”.

1182 

El bichito que les picó

 

Cuando cursaba una especialización en patrimonio, María Victoria Menéndez conoció a Kevin Gartner, uno de los cinco administradores que se encargan de moderar el contenido en “Fotos Antiguas Ciudad Bs As”. El grupo, creado por Martín Stefanelli en febrero de 2008, se completa con la coordinación de Menéndez, Correia y Sandra Rengifo Blanco.

 

“Kevin sabía que yo también tenía estudios referidos a la historia de la Ciudad y terminé cayendo en la página”, rememora la mujer que se encuentra haciendo un posgrado en la Universidad Torcuato Di Tella sobre patrimonio y restauración.

 

Cuando ella llegó en septiembre de 2016, hacía más de un año queBruno Correia había visto que el grupo se estaba saliendo de control por la cantidad de contenido que se subía y dejó de ser un usuario más para pasar a administrarlo.

 

Ahora, su día a día se divide entre el trabajo en el Museo de la Ciudad, la web y las redes sociales de Historia Digital y ser “la cara mala” de “Fotos Antiguas Ciudad Bs As”, como se califica entre risas.

 

-¿En qué momento se dieron cuenta de que algo que les gustaba mucho como la fotografía se estaba transformando en parte principal de su vida? 

 

B: A mí me pasó en 2009, cuando empecé a jugar con las fotos. Ya las venía juntando de un par de foros y siempre me atrajo mucho el cambio de la Ciudad. Cuando descubrí que Buenos Aires no había sido siempre igual, dije “esto es demasiado” y empecé a rastrear.

 

Al principio fue un hobbie. Después, me echaron de mi anterior trabajo y empecé a ir al Museo de la Ciudad para recabar información para mí, para mis gustos y terminé pegando laburo ahí porque llamó la atención todo lo que había hecho en Historia Digital. Cuando me quise dar cuenta estaba viviendo de esto.

 

MV: En mi caso, siempre me inquietó. No es que llegué por nada, era una inquietud inherente. Siempre me gustó mucho esa cosa de transformación que tiene la Ciudad. Yo nací y ya las diagonales estaban, entonces para mí no era nada nuevo.

 

Pero cuando uno empieza a ver y dice “en el 1800 la ciudad era así”, “tal cosa no estaba”… esas transformaciones te llevan a pensar por qué se dieron y por qué en ese momento se decidió que tal o cual edificio tenía que dar lugar a una supuesta modernización, en algunos casos muy necesaria y en otros no. Por ahí venía el bichito que te picaba.

1183 

-Entonces vino primero la historia y después las fotos, ¿o las fotos fueron como una excusa para recabar esa historia?

 

B: Las fotos son la puerta de entrada. Te dan algo más tangible. No es lo mismo leer e imaginarlo que tener una prueba de cómo era. Nunca vas a tener la dimensión real, pero te da una idea, te permite verlo.

 

-¿Cuándo surgieron las ganas de mostrarlo en las redes sociales o en la web?

 

B: En mi caso, tengo la dualidad de que estoy por un lado con Historia Digital (donde me ayuda Marcelo Caradonna publicando una foto por día) y en Fotos. Yo estaba en el foro Scraper City (que es lo anterior a estos grupos de Facebook) y había miles de personas discutiendo, posteando imágenes… Tenían la sección de fotos antiguas de Buenos Aires y empecé a notar que muchas se subían y se iban perdiendo en los demás posts.

 

Un día me las bajé todas y cuando me di cuenta de que tenía 3 mil fotos que eran muy difíciles de organizar diseñé todo un sistema para ordenarlas dentro de mi computadora y encontrarlas rápido. Ahí fue cuando dije “esto lo puedo pasar para que esté en Internet” y empecé a trabajar en Historia Digital.

 

A Fotos Antiguas llegué como un usuario más y lo que me gustó es que este tipo de cosas le abre la puerta a un montón de gente que no estaba metida en el tema. A doña Rosa que nunca había visto un edificio histórico de Buenos Aires. Para el que no está investigando, es muy difícil darse cuenta de que cambió todo. Por eso está entrando tanta gente.

 

MV: Es una página que la construyen entre los miembros y nosotros estamos como de afuera, tratando de moderar y encausar las cosas.

 

Lo que está bueno es que te expliquen el por qué. Hace unas semanas hubo unos debates bastante acalorados sobre las transformaciones que sufrió el Cabildo. Esas cosas están bárbaras para ver las decisiones que se tomaron en un edificio en particular y por qué en determinada época. Eso es lo que enriquece al grupo: la página apunta a que seamos más concientes de la historia y de no cometer algunos errores que ya se cometieron. También es una herramienta de toma de conciencia.

 

-¿Suponían que iban a darse estos debates?

 

MV: Sí, lo que pasa es que hay veces que se tergiversa un poco porque se van muy a la política. De nuestra parte también está bueno meter el comentario como para que piquen sobre un tema que tiene que ver con lo histórico y no tanto con la política.

 

Y la gente lo que busca más que otra cosa es el dato curioso, saber que, por ejemplo, la Pirámide de Mayo estaba acá (mueve las manos). La curiosidad para después tirarla un día en una mesa de café. Va por ese lado. Porque si les escribís algo -aunque sea un textito mínimo- la gente no lo lee.

 

 

De fuentes, chequeo y derechos

 

El almacenamiento privado y grupal de imágenes que documentan las transformaciones de la Ciudad despierta en las cronistas de Avispados las dudas típicas: ¿cómo saber que lo que escribe la gente es cierto?, ¿de quién son los derechos de una imagen que se sube a Facebook?, ¿cómo controlan que no sean reproducidas luego en otros sitios?

 

Las respuestas se enmarcan en lo que Bruno denomina “humanamente posible”.

 

“No vamos a poder moderar todos los comentarios. Muchas veces si encuentro algún error garrafal, trato de decirlo y que quede para el que venga atrás”, explica.

1184 

-¿Realizan cierto tipo de curaduría sobre el material compartido?

 

B: La curaduría va más bien por mantenernos dentro del tema. Si ponés una foto de tu abuelo en la Plaza de Mayo está bien, pero una foto de tu abuelo no sirve. Y a veces la gente se ofende, porque la foto familiar es muy importante para ellos y lo quieren mostrar, pero el que entra a la página como usuario quiere fotos de Buenos Aires…

 

MV: Ayer eliminé dos veces unas fotos en las playas de San Bernardo. Era muy obvio que no eran de acá.

 

B: A veces hay gente que lo hace a propósito para molestar y a veces son adultos mayores que descubrieron una ventana a través de Facebook, les encanta y piensan que como se comparten fotos viejas pueden poner la de su papá en Mar del Plata. Te da un poco de cosa correrlo, restringirlo o borrarle las fotos, pero bueno…

 

-Bruno, decías hace un rato que tenías un archivo bajado de 3 mil fotos. ¿De quién son los derechos de ese material?

 

B: Es un tema filoso, muy complicado.

 

MV: En Internet y en líneas generales también.

 

B: Primero: existen múltiples copias de un montón de fotos antiguas que las tienen múltiples archivos. No soy abogado, pero el derecho es de quien tenga el original. Si comprás un original podés lucrar sobre él. Es estos casos, los autores ya están muertos, y en su mayoría expiraron los derechos.

 

El Archivo General de la Nación es dueño de las fotografías que posee. Cuando uno va y las compra, se adueña de esa digitalización, entonces puede ponerle una marca de agua porque uno la pagó.

 

De lo que estoy obligado es de informarte de dónde la saqué. Lo correcto es decirte eso y dar el crédito que corresponde. Si vas a lucrar, podés llegar a tener problema con la persona que compró la foto y si vos tomaste una digitalización, le borraste la marca de agua y la pretendés vender, podés llegar a tener un lío legal.

 

Mientras no tengas un fin comercial, no hay problema. En Historia Digital siempre pongo la fuente de lo que subo.

 

-¿Y en el caso de Fotos Antiguas? Una vez que subo la foto, ¿estoy universalizando el derecho sobre esa imagen?

 

B: Sí y no. A hechos prácticos, sí. Tenés que saber que cuando subís una foto a Internet la estás poniendo en un lugar híper público. La única que me queda es poner marca de agua, pero así y todo te la borran, a menos que le pongas una lo suficientemente grande… que también destruye la imagen.

 

Es un riesgo que corrés, pero las ventajas superan al riesgo. Siempre va a aparecer el tipo mala leche que te saque la foto, copie el texto y lo ponga exactamente igual, y está el que lo hace sin saber.

 

En Internet es muy difícil conocer dónde está el límite, cómo marcarlo y perseguir a la gente que lo viola.

 

-¿En qué momento la foto pasa a tener valor histórico?

 

MV: Tomar esa decisión fue todo un tema. Concluimos que tal vez había transformaciones que quizás eran de la semana anterior, pero que ya eran una foto histórica. Por ejemplo, la estatua de Colón (que hubo detrás de la Casa Rosada) que hoy no está. Aunque es reciente, si ponés esa foto, ya es histórica.

 

B: Usamos la regla básica de los 5 años. Si tiene más de 5 ya la consideramos, porque generalmente ha ocurrido un cambio en esa zona. Todas las fotos de los 80 y 90 son históricas: autos, colectivos, cartelería…

 

MV: El tiempo le da valor a las cosas. Hay cosas que ahora no tienen valor y de acá a 20 años empiezan a tenerlo.

 

B: En un mundo donde lo digital tiende a hacer todo más efímero y desaparece más rápido, ver lo que ocurría es algo tangible.

 

-¿Pensaron en la posibilidad de armar un archivo de imágenes, clasificarlas y generar un inventario?

 

B: Lo ideal sería poder armar un banco, un inventario de imágenes. Pero no llegás a ver todas las fotos que se suben en un día. Hay imágenes repetidas, que vuelven a subir.

 

MV: ¡El público se renueva, dice Mirtha! (Risas) El almacenamiento de imágenes es un laburo de rata total.

 

-¿Algún ente gubernamental se comunicó con ustedes para pedirles algo o armar algo a nivel patrimonial?

 

B: No. El grupo va a ir tomando relevancia a medida que junte más gente. Si vos tenés rating, medís. Si tenés un grupo de 150 mil personas, todos vecinos de la Ciudad o interesados en el tema, al Gobierno le puede llamar la atención. Eventualmente, creo que podría llegar a ocurrir algo.

 

Al Gobierno le preocupan otras cosas, y hasta cierto punto no sé cuánto no le conviene que la gente sepa.

 

-¿Intentan mantener el material bajo ciertos estándares de calidad?

 

MV: Hacemos un seguimiento de faltas y de los usuarios que las cometen. Dentro de esas faltas tenemos el tratar de sacar las fotos que tienen mala calidad y eliminar el post. Todo el tiempo estamos hablando con gente que no conocemos.

 

B: Tenés de todo: la señora cordial hasta uno que me escribió insultándome por haberle borrado un post.

 

MV: Eso fue por privado, menos mal. Porque hay posteos de que somos fachos, gorilas, por eliminar fotos.

 

B: No importa a quién putees: si a Evita, a Macri o a Alfonsín. En cuanto faltás el respeto, estás afuera. Libertad de expresión es poder decir lo que pensás, pero no todo lo que pensás. En un grupo tenés ciertas reglas y no podés subir cosas que no correspondan a esas reglas.

 

Lo que ellos no entienden es que Facebook es un espacio semi público, o sea que es público porque todos lo pueden ver, pero es privado porque hay un dueño del espacio, el creador del grupo, nosotros lo administramos y si a él mañana se le canta eliminarlo, se elimina. No es una democracia. Nadie puede votar si lo quieren o no. La libertad de expresión es que si no te gusta este grupo podés hacerte el tuyo.

 

***

 

Ninguno de los dos se muestra muy contento con tener que ejercer ese poder sobre el grupo, pero aseguran que los miembros no leen las reglas y es ahí cuando incurren en las faltas.

 

Cuando se les pregunta sobre los personajes argentinos históricos que desatan más polémica hacen la lista juntos: Perón, Roca y Evita. No hay dudas.

 

“Lo importante es publicarlo con un contexto, la protagonista es la Ciudad”, subrayan.

 

1185 

La pasión según María Victoria y Bruno

 

-Más allá de estos últimos puntos, mencionaban que son más las cosas positivas. Al fin y al cabo, lidiar con todo esto ¿termina siendo favorable?

 

MV: Claro, tiene sus recompensas, sin dudas. Ahora Pocha, del barrio, sabe cosas que antes desconocía. O que en realidad sabía, pero no sabía que las sabía. Son datos que conocemos, pero que no les prestamos atención.

 

Un tipo nos contaba el otro día que había salido por Florida con las fotos de la página y que iba comparando. Nos decía que se había dado cuenta de que nunca miraba para arriba y ahora sí.

 

Después, otra chica comentó lo mismo y que ahora iba sacando fotos. Está bárbaro, porque es como que van conociendo nuevamente la Ciudad o la van viendo desde otra perspectiva. Eso hace que la valoren y pasan cosas como que después vaya la gente por motus propio sin pedir nada a cambio a defender el patrimonio, sabiendo que es lo que le corresponde, es suyo. 

 

B: Además de que se educa a la gente, es un repositorio donde poder ir a buscar y encontrar información. Yo conozco muchísimo de la historia de la Ciudad, pero de leer documentación de hace 150 años. Muchas veces me ha pasado que lo que cuenta una señora es desestimado por un académico… ¡pero esa señora vivió ahí! Y si todos los libros te dicen “este edificio era azul” y ella te dice “sabés que en el ‘54 lo pintaron una semana de verde”, ese dato ningún otro te lo suma, salvo el que lo vivió.

 

Es cierto que la memoria también traiciona, pero uno no lo puede despreciar diciendo que ellos no saben nada “porque no leyeron una memoria municipal”.

 

La página integra a mucha gente que puede volcar su conocimiento sobre temas puntuales que escapan a los libros o a las fuentes tradicionales.

 

-¿Y a nivel personal qué les genera? Rentabilidad económica no…

 

B: A mí me ha pasado que me encargaran algunas investigaciones por Historia Digital. A nivel personal, me consiguió laburo en el museo. Así que ya se pagó solo.

 

El grupo en sí no es rentable, porque en Facebook no pasa que monetizás como en Youtube.

 

MV: El premio mayor que me llevo es despertarle el interés a Doña Rosa. No me importa si fue por una hora o por tres días, está bárbaro saber que le llegaste a una persona y que tomen conciencia de lo que es la Ciudad y su imagen. Es la profesión que elegí, entonces en lo personal me completa y gratifica aunque no me genera una ganancia económica.

 

B: También me sirve para tener llegada, soy un maniático de corregir los hechos. Estoy escribiendo un libro sobre la historia local desde 1860 a 1945: fechas de fundación de edificios, colocación de estatuas, apertura de calles… Es para ordenar cronológicamente todos los datos que puedo recabar de fuentes confiables. Ya tengo entre 130 y 140 páginas. Mi idea es poder empezar a identificar mejor las fotos a través de los datos.

 

Una vez pasó que hubo una discusión a partir del año en que había ocurrido una foto. Y a través de las memorias municipales descubrí que era de 1889/90 máximo. Es que leí al intendente (Francisco) Seeber diciendo “pusimos estos escalones porque…”. Eso conecta más íntimamente con la foto. Todo empieza a encajar.

 

 

Las callecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo

 

Los cuatro cafés terminados y la charla sigue, guiada por la pasión. El grupo se levanta y deja el histórico Tortoni más apurado por alejarse de la mala atención recibida que del el olor a carne al horno que abre el apetito.

 

La Avenida de Mayo es una postal: la Casa Rosada de fondo, Plaza de Mayo, las bocas del subte A –el más antiguo de Sudamérica-, las cúpulas… Caminar la Ciudad junto a María Victoria y Bruno implica detenerse en cada esquina y observar, recordar, debatir.

 

Acá estaba esto, después hicieron esto, quieren edificar esto. Demoler y construir: la historia de nunca acabar.

 

-Lo vemos en ustedes: el patrimonio genera cariño.

 

MV: Amor/Odio. A nosotros amor, pero en la UBA, cuando estudiaba arquitectura, era una pelea constante si hay que tirar o no los edificios viejos.

 

B: Lo mismo que pasaba en el 1900. En la revista Caras y Caretas se decía “que lástima que la piqueta se está llevando todos nuestros edificios coloniales”. Antes era exactamente lo mismo que ahora. Y la falta de información hace que la gente lo vea con cristales de colores y diga “qué lindo que era el pasado”.

 

MV: Para eso está bárbara la página: es una toma de conciencia para que la gente valore y se de cuenta de que eso nos pertenece a todos. Es del Estado y el Estado sos vos.

 

***

No hay despedida. Hoy más que nunca, nos vemos en Facebook. 

 

GALERÍA

 

 

ENLACES DE INTERÉS

 

Grupo Fotos Antiguas Ciudad Bs As

Historia Digital: hdarg.com

 

Historia digital en Facebook

 

 
News image

Tribuna Popular: “La ley aprobada atrasa 20 años”

El legislador del Partido Socialista Auténtico Adrián Camps criticó la norma votada hace una semana ...

News image

“El Gobierno permitirá construir más en detrimento de toda la sociedad”

Mientras avanza la discusión de los textos que reemplazarán al Código de Planeamiento Urbano actual,...

-
+
2
News image

Juicio por la represión en Sala Alberdi: “No convenía que registráramos lo que e

Germán de los Santos, uno de los tres baleados con plomo en la represión de la Sala Alberdi de 2013 ...

News image

“Tenemos un compromiso con el transporte público y la seguridad vial”

En diálogo exclusivo con Avispados, el secretario de Transporte de la Ciudad Juan José Méndez anunci...

-
+
2
News image

Daniel Presti: “Los diferentes intereses dilatan el proceso de transferencia de

El presidente de la comisión de Justicia de la Legislatura aseguró que el traspaso de los fueros jud...

News image

"Iron Mountain se podría haber evitado, no fue un accidente"

El próximo domingo se cumplirán 3 años del incendio en el galpón de Iron Mountain, en Barracas, dond...

-
+
2
News image

El patrimonio porteño en tiempos de Facebook

Un vecino sube la foto de la calle Florida en obra. Fecha: 1971. Me asombra, me encanta, me gusta. 3...

News image

"Estamos lejos de cumplir con las metas de la Ley de Basura Cero"

A una semana de la prohibición de la venta de bolsas plásticas para hacer compras, la legisladora y ...

-
+
2

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.