Miércoles, 23 Agosto 2017
Home Artistas Callejeros Nada y Nadita: reina y rey en un castillo de naipes
Nada y Nadita: reina y rey en un castillo de naipes
Domingo, 29 de Enero de 2017 10:37

1189Natalia Ayala y Joaquín Ferrucci usan nariz de payaso y se vuelven Nada y Nadita, dos clowns que saben que la máscara modifica su alrededor. Ambos trabajan en el subte y reconocen que la gente confía en ellos porque los payasos no juzgan. Mientras tanto, sueñan con un mundo donde policías, maestras y médicos adopten más las formas de los clowns, como proponía “Patch” Adams. Estos son Nada y Nadita a través del lente de Dana Cartannilica de Wip Fotografía.

 

Seguinos en las redes

 

001twitter

 

 

 

001facebook

  

 

Por Dana Cartannilica - Wip Fotografía

 

FICHA TÉCNICA

 

-¿Cómo empezaron?

 

Nada: Con él trabajamos en relación de dependencia en un call center hasta que un día dijimos basta y empezamos a salir ya decididos a vivir de esto. Antes había estudiado dirección de teatro, después empezamos a dar clases y eso me incentivó para bajar al tren. Hacía un poco de clown, pero era más un juego. En la Facultad pasamos mucho tiempo estando sentados, estudiando y es un embole a veces, no es gratificante eso en teatro. Se supone que tenés que ver mucho, pero nosotros aprendimos que haciendo se aprende también.

 

Nadita: Fue como una necesidad de querer vivir del arte, me parecía que era muy difícil lograrlo porque tengo amigos que hacen teatro, pero tienen que trabajar de otra cosa o es un circuito muy cerrado y tampoco me entusiasma tanto eso. Me gusta más el teatro callejero, todo lo que significa, lo popular, compartir con la gente y, además eso, vivir de lo que me gusta y cada día ser mejor y mejor y mejor. Además creo que la calle es un lugar donde aprendés sí o sí porque nadie está pagando una entrada y te demuestra lo que vale tu arte en la gorra. Es difícil, pero esta bueno.

 

Antes militaba y daba clases de teatro en barrios y creo que ese fue mi primer acercamiento al clown porque hacíamos el día del niño y yo me vestía de payaso, jugábamos con los chicos y las clases también eran muy payasas. Después dejé de militar en agrupaciones y mi idea era seguir, pero en la calle porque es una militancia todos los días, no de banderas políticas pero sí de ideas, por ejemplo damos nuestro apoyo a los manteros, a los mapuches y son cosas que podemos decir en la calle y la gente lo agradece.

 

Hay una minoría que no le gusta pero la mayoría te banca… te das cuenta en la gorra y en la cara de la gente, aunque salga una mala pasada de vagón la gente valora que estés ahí parado. Creo que un poco es eso que uno nunca está cómodo esté donde esté, siempre se quiere escapar de donde está, entonces nos ven a nosotros que hacemos lo que queremos y lo apoyan.

1190 

-¿Cómo es trabajar en la calle y ser un artista callejero?

 

Nada: Es una lucha todos los días…es difícil. Pero, por otro lado, es súper gratificante porque llegas y es mágico. La autogestión es así, es un lugar donde vos te tenés que poner las reglas y horarios, pero cuando lo empezás a hacer todos los días ya está. Cuando faltas un día sentís que te falta algo, no por la gorra, falta algo que nutre. Es intentarlo todo el tiempo porque no podés irte a tu casa si algo salió mal, es seguir y seguir. Si un vagón no sale bien, el otro va a salir mejor… es una buena y una mala. Hay que aprender de eso de que la vida también es así.

 

Nadita: Para mí es como hacer castillos con cartas que en un momento se caen y tenés que empezar de vuelta. El payaso tiene que estar todo el tiempo rompiendo la cuarta pared, cayendo bien y tratando de provocar algo positivo porque es lo que la gente espera, pero es re desgastante. Si no vas un día es como si dejaras de ir un mes, tenés que ir todo el tiempo. Para mí significa mucho trabajo, hay gente que dice que es fácil pero a mí me demanda mucho y me lo tomo con mucha responsabilidad. Es hacer eso.... castillos con cartas y es aprender y aprender y muchas contradicciones porque no tenés a nadie quién te este avalando detrás.

 

Cuando trabajas para un público variado es como laburar con la relatividad por eso nos llamamos Nada y Nadita, porque está el que ve a Tinelli, el que ve películas independientes, el que votó a Macri, el que votó a Scioli… está todo mezclado…

 

-¿Cómo fue mutando la rutina de trabajo en el tiempo?

 

Nada: Yo empecé con Nadita a hacer “El noticiero”, pero cuando tuve que salir sola adapté una rutina que tenía él a la del pirata y eso después se va transformando y no para. Gracias a eso pude escribir otra historia de pirata para no venir siempre con lo mismo y así ir renovando los actos. Vamos trabajando y retroalimentándonos los dos. Por suerte entrenamos juntos y eso nos ayuda un montón. Tratamos de trabajar en otros lugares también y así poder reforzar esa conexión. Hacer que el subte de repente se transforme en un submarino y uno sienta que va viajando abajo del agua… hacer que el subte deje de serlo y que sea el “aquí y ahora” que es un poco más lindo de pensarlo.

 

Nadita: En mi caso empecé transformando un monólogo de Facundo Cabral, esa idea de pueblito fue creciendo, después le puse chistes… en otro momento hacíamos juntos frases célebres porque como siempre trabajamos en el mismo horario, la gente sigue siendo la misma, tenemos que renovar. Hubo mucho intento fallido también.

 

Nada: Cuanto más venís, más vas descartando cosas y notás qué funciona mejor para usarlo como algo permanente tuyo. Hicimos hasta música… muy payaso.

 

Nadita: Cuando hacíamos el noticiero la gente flasheaba que éramos de determinado grupo político, pero de ambos lados porque nos han gritado “kirchneristas” como “macristas” o nos trataron de izquierda. Había gente que le caía mal que estemos dando noticias a la mañana sobre la muerte de 500 personas o hemos dicho que ganaba Macri con la nariz de payaso puesta, es jodido. La mayoría entendía el chiste, pero siempre había uno que se sacaba y mientras más golpista es lo que haces, más devolución golpista tenés. Ahora estamos light igual. Al final del día era una mochila re grande la que te tenías que sacar por eso dijimos “basta”. Pero la gente lo agradecía.

1191 

-¿Cómo es un buen día trabajando en la calle?

 

Nadita: No pensamos en la gorra sino en divertirnos, porque si nosotros nos divertimos significa que el público también se divierte. Nos damos cuenta en la cara de la gente, no pasa por las risas o por los aplausos, el agradecimiento se ve igual. El día que venís a trabajar es un buen día, ahora el que no venís ahí sí es un día perdido. Siempre y cuando te animes a salir termina siendo un buen día aunque te vaya mal.

 

Es gratificante hacerlo porque actuás para mucha gente. Tenemos a un amigo que se llama Jorge que toca la guitarra acá que dice “en un mes lleno un Luna Park” (risas). La gente lo re banca y es muy buen compañero.

 

Nada: Jorge fue el primero que conocimos cuando nos animamos a bajar y, aún hoy, nos da consejos. Tener un compañero en éste rubro es re importante porque uno generalmente anda solo y si trabajas en la calle hay que cuidar muchas cosas y que alguien te invite a trabajar con él, es buenísimo.

 

-¿Existen los malos días?

 

Nadita: No, pasan cosas feas pero no hay malos días. Pasa cuando alguien que no viene nunca te interrumpe el vagón… está genial que todos trabajemos en la calle porque es lo que tiene que pasar y es lo más lindo, pero hay una cuestión de respeto como en cualquier laburo. Nosotros nos sabemos el nombre de todos los vendedores, siempre estamos con un “buen día” y cuando no venimos una mañana te lo remarcan.

 

Hay artistas que creen que la calle es sólo de ellos, nadie le puede sacar la calle a nadie, al contrario, la calle es nuestra, pero si querés, tenés que empatizar con el dueño de la calle que somos todos.

 

Nada: A veces uno viene con el pensamiento que tiene que hacer 20 vagones sí o sí porque es un objetivo que me impongo así como levantarme y venir todos los días… pero, a veces, hay percances que te tiran para atrás. Si te va mal, tenés algo para construir después y es importante fracasar ahí y ver cómo uno resuelve desde ese lugar. Lo bueno es que terminas haciendo 20 vagones, pero de esos en 10 te va bien.

 

-¿Qué esperan de los gobiernos?

 

Nadita: Principalmente esperamos que no nos obstruyan porque es arte callejero, lo hacemos nosotros, somos independientes de cualquier gobierno. Creo que nadie pretende que nos paguen un sueldo por lo que hacemos porque no necesitamos nada para hacer arte callejero, solo que no nos obstruyan. Somos trabajadores igual que los manteros, no jodan, ¿qué ganan sacándonos el trabajo? ¿Qué las veredas estén más libres? Porque creo que todos evadimos de alguna forma impuestos…

 

Nada: Si uno fracasa hay que ver cómo sale de ahí y aprender de eso. Creo que los gobiernos también deben hacer esa autocrítica. Aceptar que algo está mal y que hay que arreglarlo, no importa que esté mal sino importa que tengan las ganas de arreglarlo.

1192 

-¿Tuvieron problemas con la Policía?

 

Nadita: Una vez sola nos sacaron del andén porque nos dijeron que no podíamos hacer teatro ahí, pero sí en los vagones. Andamos siempre con el documento porque sino nos pueden llevar a la comisaría que nos respeten los derechos y por eso tratamos de conocerlos. Ahora no podés caminar tranquilo que hay un policía en cada esquina y los policías están de mal humor, todo bien con que salen a laburar todos los días y yo los trato como a cualquier otra persona… si vos tratas mal a alguien, no podes esperar que esa persona te trate bien, pero a muchos amigos le sacaron sus cosas y tuvieron que dormir en la comisaría y es un garrón… o sea, la Policía tiene que estar para otras cosas… que vayan a buscar a los narcos. O que alegren ellos a la gente porque es un servicio a la comunidad como dice Patch Adams “el sistema de salud, de seguridad… tendrían que tener algo de payaso, de empatía”. Si vos llegás al subte y al boletero le preguntas “¿Cómo estás hoy?” te deja pasar gratis… el sistema funciona de forma capitalista porque nosotros nos tratamos como objetos entre todos. Ojalá los policías fueran más payasos y los médicos y las maestras...

 

-¿Dónde los encontramos?

 

Todos los días en la línea H de subtes por la mañana de 10 a 13 horas, por la tarde los viernes de 18 a 21 horas. Nada también trabaja sola los martes y jueves de 19 a 22.

 

GALERÍA

 

Nadita: La nariz para nosotros significa que está sangrando, que uno está en un estado de vulnerabilidad. El payaso es un excluido social y todo el mundo entiende ese símbolo, y la gente que tiene problemas se le pega a los payasos.

 

Nada: Hay gente que vos la ves viajando y gente que sabes que está todo el día viajando porque no tiene a dónde ir… hasta con los mismos chicos que trabajan acá que un día no están bien y vienen y te cuentan para sacarse el peso de encima. Es fuerte todos los días porque siempre hay alguien que está mal o que no tiene ganas y ya el hecho de que vos le plantees otra formar de ver las cosas…

 

Nadita: Es ver el mundo con otros ojos, estar tres horas con una máscara es entender las cosas de otra manera. La gente actúa de otra manera, es ver otro universo, es actuar, recibir y devolver así tres horas… todo es una gran anécdota… la gente confía en el payaso porque él no juzga, es una locura.

1193 

Nadita: Nosotros arrancamos haciendo un noticiero a la mañana, nos levantábamos a las 4 am y nos leíamos todos los diarios (Página12, Clarín, La Nación, Crónica, todos) y traíamos una noticia de cada uno o la misma pero dada por dos diarios diferentes para que vean las diferencias. No hacíamos humor, la gente se reía por lo raro, tratábamos de provocar algo empático y para decirle a la gente lo tonta que eran las noticias porque decías el título y no hacía falta agregar nada. Lo absurdo. Lo efímero. Esto es como manejar un medio de comunicación, nosotros teníamos nuestro noticiero.

 

Ahora Nada cuando trabaja sola hace el papel de una pirata que sin necesidad de dar una bajada de línea sobre el feminismo, ya dice mucho porque es una mujer que logró ser pirata y que es una artista callejera mujer que se anima a ser payasa y que se tiene que bancar cosas horribles de los tipos que viajan en el subte. Para nosotros es re militarla pero más a lo chaplinesco.

 

Nada: No hay muchas mujeres trabajando en el subte, hay una que toca la guitarra, otra que canta y otra que empezó hace dos semanas. Es raro ver a una mujer y más siendo payasa. Hay muchos hombres que se lo toman más para el lado sexual y es un bajón que te miren así, pero es un poco levantar la voz. No soy de ir a marchas, pero sí hay que hacer valer el derecho. Haber arrancado con él fue un soporte fuerte, pero cuando tuve que salir sola… es diferente… es otra reacción la del público y la de uno también porque el ida y vuelta es totalmente distinto.

 

Muchas veces me bajé mal del tren, pero lo bueno es que están los chicos en los andenes y como ya me conocen me dan una mano, siempre te dan apoyo para seguir. Cuando vengo con Nadita no pasa y las veces que pasó esta bueno tener un compañero al lado.

1194 

Nadita: Los chicos son una ayuda re grande porque se ríen de todo y a la gente le gusta que los chicos se rían entonces aflojan a todo el mundo, pero es un espectáculo para todos. Es mucho de estar ahí también, hay veces que causamos mucha gracia y otras no, pero estamos ahí y es estar escuchando los problemas de la gente porque como payaso tenés que escucharlo.

 

Nosotros tenemos el entrenamiento: esto es una máscara, entonces una vez que nos la ponemos cambia todo… la forma de ver, de hablar, de sentir y trabajamos por afuera de la rutina. A veces, está mejor lo que hacemos por afuera, yendo de un vagón a otro que el hecho de la rutina en sí porque casi que es la misma gente que nos ve todos los días.

Nada: Quizás no te devuelven lo que vos les das en la gorra sino cuando ves que les cambia la cara, es como meter un gol, es re lindo. Hace poco una mujer se subió al subte llorando y se le salió una sonrisa después… no importaba si me dejaba plata o no.

 

Nadita: Faltan artistas callejeros por eso nosotros damos clases porque creemos que hay poco. Hay que llegar a que esté lleno de artistas.

 

ENLACES DE INTERÉS

Página de Facebook: NADA y Nadita

 

ÁLBUM COMPLETO

 

 

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.