Lunes, 11 Diciembre 2017
Home Fotorreportajes César y Andrés: cerca del arpa y de la guitarra
César y Andrés: cerca del arpa y de la guitarra
Sábado, 31 de Diciembre de 2016 10:40

1149César Legrine y Andrés Torres no conciben la vida sin tocar en la calle. Su público, los apurados pasajeros que combinan las líneas A y H del subte, frenan la marcha llamados por los ritmos latinoamericanos que tocan. Estos son César y Andrés a través del lente de Dana Cartannilica de Wip Fotografía.

 

Seguinos en las redes

 

001twitter

 

 

 

001facebook

  

 

Por Dana Cartannilica - Wip Fotografía

 

El arpa de César cumplió 80 años. Era de su abuelo y él la heredo. A su lado, Andrés escucha la historia del compañero y agrega la propia: trabajaba en Miramar como guitarrista sesionista. El encuentro, en Buenos Aires, los junta todos los días en el lugar exacto en que las líneas de subte se cruzan para continuar separadas.

 

FICHA TÉCNICA

 

-¿Cómo empezaron?

 

Andrés: Un día pase por acá y lo vi tocando a César y me quedé escuchando. De pasar seguido nos hicimos amigos hasta que un día vine con la guitarra y ahí arrancamos. Siempre estamos tratando de brindarle música a la gente a pesar de que es nuestro trabajo, lo hacemos con toda felicidad y gratitud. La gente se emociona y nosotros estamos muy contentos de estar acá.

 

César: Nos conocimos acá con Andrés y nos pusimos de acuerdo en tocar juntos. No hay estrellas, nos acompañamos los dos para sumar. Me gusta mucho su estilo, tocamos todo lo que sea música latinoamericana. Ahora estamos hablando de incorporar música de afuera como “O sole mio”. La idea es sumar.

 

Vinimos a tocar por una necesidad, pero nos quedamos porque vimos que la gente respondía bien, a veces se nos ponen a llorar porque le hacemos acordar a su familia y eso vale más que la plata que podamos ganar. Nosotros nos sentimos así: que le damos a la gente un poco de alegría, que viene cansada de la rutina diaria y los rescatamos un segundo y se van contentos.

 

-¿Qué es ser un artista callejero?

 

César: Es algo impagable, es un regalo de Dios que nos da a nosotros el querer y el hacer porque a veces podés tener un talento pero de ahí a que lo hagas… cualquier arte que haga feliz a la gente es un regalo de Dios. Hacer reír a un niño, trasladar en el tiempo a la gente, todo eso es salud y para nosotros también, es algo que vuelve, es un privilegio.

 

Soy maestro y cuando enseñás, dejás una huella: “Por esta vida pasó César, un loco que me enseñó a tocar el arpa”. Algo dejás.

 

Andrés: Es algo totalmente distinto a lo que yo venía haciendo, porque si bien yo soy de Miramar y vivo aquí hace poco, cuando lo conocí a César y empezamos a tocar fue otro mirar porque soy guitarrista sesionista, acompañó a cantantes -actualmente acompaño a Polo Román de los Chalchaleros- y empezar a tocar aquí fue algo muy nuevo para mí.

 

Aunque estoy hace un tiempo, es algo muy loco tocar acá abajo, suceden cosas inexplicables por la música que uno toca. Suceden cosas muy inesperadas porque de repente la gente se te acerca y te dice cosas… esto en un escenario no sucede. Conocemos mucha gente acá algunos famosos y otros no y gente que siente lo que uno toca y es algo muy lindo.

1150 

-¿Cómo es un buen día?

 

Andrés: A veces se torna como una rutina hacerlo todos los días, pero hay días que nos va muy bien en lo económico… Es una mezcla de todo, porque siempre tenemos buena respuesta de la gente, nunca encontramos una negativa. Recuerdo a un hombre que es cantante lírico que vino y se puso a cantar con nosotros, después nos dijo que teníamos que estar en otro lado porque lo ven desde otra perspectiva, de músicos que son contratados solamente y nos dicen que es un desperdicio, pero estar acá no lo es.

 

Yo trabajo los fines de semanas haciendo otras cosas pero en la semana estamos con mi compañero acá, salen shows, es una vidriera. Con el tenor nos pusimos a cantar y quedó muy maravillado. Tal es así que nos invitó a tocar con él y quedamos muy contentos.

 

César: Siempre nos va bien. Una vez, yo estaba tocando una canción que era muy parecida a un tema venezolano y vino una chica y se lo canté y me dijo “me hiciste acordar a mi Venezuela”. Jamás pisé Venezuela, pero por medio de la música la hice viajar y ella lloraba.

 

-¿Y un mal día?

 

Andrés: Un mal día es cuando nos quieren sacar. Ahora, según los inspectores, están otorgando el carnet que te da el permiso para tocar acá. Hay días que puede que no nos vaya bien en lo económico, pero siempre nos vamos contentos. Ser un músico callejero es algo totalmente distinto a un músico de escenario, es otra cosa.

 

César: No existen. Quizás hay días que viene algún loco como en todos lados pero yo no voy a devolver el mal con otro mal. No me voy a poner a la misma altura, en ese sentido hay que madurar y comprender por qué la gente está así. Por más que me agredan no voy contestar con otra agresión. Una vez unos chicos pasaron corriendo y manotearon para robarnos y los dejamos porque, gracias a Dios, nosotros tenemos para compartir.

1151 

-¿Dejarían de tocar en la calle?

 

Andrés: Mientras me den la posibilidad de estar aquí, estaré y estamos con mi compañero porque nos gusta hacerlo, nos va bien y la respuesta de la gente es muy linda. Mientras Dios quiera, estaremos aquí.

 

César: Pienso que no, salvo que… no, no creo. Esto es una vidriera y a mí me gusta estar con la gente. Recién vuelvo de ir al sur a tocar, conocí gente en la calle que me llevó a su casa y me llevaron a recorrer para conocer, quedamos como amigos. Voy a tocar al lugar más pobre como al más rico, yo no hago esa discriminación, voy a los lugares donde se brindan para oír nuestra música.

 

-¿Dónde los encontramos?

 

En la combinación de las líneas A y H del subte, bajo Plaza Miserere.

 

GALERÍA

 

-¿Cuál es la mayor problemática que tienen los músicos callejeros?

 

Andrés: Nosotros no tenemos muchas controversias. Uno viene acá y no tenés sonido, entonces te la tenés que arreglar como puedas, lo del carnet… que te permite tocar donde vos pidas tocar. Sí, nos han sacado. Algunos no hablan de muy buena manera, pero hay de todo.

 

César: Metrovías nos dice que no podemos tocar sin el permiso especial, ya fuimos un montón de veces para hacer los trámites, pero por ahora, nada.

 

-¿Qué esperan de los gobiernos?

 

Andrés: Nosotros pedimos que se haga como una asociación o algo de eso que pueda respaldarnos. La música en otras partes del mundo es respetada a nivel de la medicina y aquí los músicos tienen que ir al exterior para triunfar. Nosotros queremos que nos respeten porque la música es arte y a la gente le gusta. Acá no venimos un día y después nos reclaman por qué no vinimos. Queremos que nos dejen tocar y que haya un respaldo de papelerío atrás.

 

César: Que nos apoyen, si ellos mismo dicen que alegramos a la gente, los desestresamos de la rutina de viajar, los renovamos y nos renueva a nosotros. Esa es la verdad, la música alegra a los pueblos, siempre ha sido así. Nosotros no inventamos nada.

 

Andrés: Un arpa no es lo mismo que tocar con otra guitarra o un bandoneón, el arpa por ahí se afina en un solo tono y hay que juntarse a ensayar y tratar de acomodar los arreglos. Es totalmente distinto acompañar a un arpa que a cualquier tipo de instrumento más convencional. Se hace un trabajo previo.

1152 

Andrés: Un músico siempre tiene sus caballitos de batalla como solista cada uno tiene su tema pero en conjunto hay temas que dejan más que otros como por ahí la polka paraguaya que es muy alegre o boleros que hacen que la gente se emocione y nos deje en la gorra.

 

César: El arpa es magia, sin palabras. Es un instrumento que llega al más chiquitito como al más grande y no importa la cultura. El arpa empezó con el rey David, vino a Latinoamérica cuando vinieron a evangelizar, según estudié en el conservatorio, y quedó gracias a los guaraníes que son artesanos naturales, son los mejores haciendo instrumentos.

 

César: Elegimos este lugar por la acústica y porque pasa mucha gente. Estamos para y por la gente, por amor a ellos. Nos sentimos realmente felices haciendo esto.

 

ÁLBUM COMPLETO

 

 

ENLACES DE INTERÉS

 

Facebook: Andy Torres y César Legrine

 

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.