Miércoles, 13 Diciembre 2017
Home Fotorreportajes Lucas y Pote: decir lo que en otros lugares no se puede decir
Lucas y Pote: decir lo que en otros lugares no se puede decir
Domingo, 04 de Diciembre de 2016 11:49

1106Actuar en la calle es, para Lucas y Pote, romper el esquema: la gente espera tal cosa, ellos muestran algo distinto. "Hagan algo más light, la del payasito”, les dijeron una vez, y cuando la hacen es para reirse del estereotipo, del sistema predefinido. Se presentan en el subte B y cada día intentan desajustar el código de indiferencia con el que viajan los pasajeros. Estos son Lucas y Pote a través del lente de Dana Cartannilica de Wip Fotografía. 

 

Seguinos en las redes

 

001twitter

 

 

 

001facebook

  

 

"Hacer arte para la gente, que se forme un ruedo, que la gente te ponga dinero en la gorra, habla de mucha libertad. Tiene que ver con un espacio público del pueblo, en un lugar abierto, con una entrada que es a la gorra… tampoco es una entrada porque no hay que entrar a ningún lado, es abierto, está y lo ves o no lo ves y creo que tiene que ver con eso.”

 

Por Dana Cartannilica - Wip Fotografía

 

 

FICHA TÉCNICA

 

-¿Cómo empezaron?

 

Pote: Yo arranque en 2013, venía de estar en la toma de la Sala Alberdi, era nómade, no tenía donde parar porque nos habían sacado a la mierda y estaba con un amigo que se nos dio por ir a la línea A, a tocar temas en el andén hasta que vino un loco a decirnos que él estaba siempre ahí y nos tuvimos que ir. Hacíamos 35 pesos en tres horas entonces empezamos a ir a la B a los vagones y ahí empecé a mudarme de línea en línea, a conocer gente… hace tres años ya.

 

Lucas: En mi caso ya había hecho teatro callejero pero arranque en los subtes por la situación económica del país, venía de muchos años de trabajo como actor y muy bien pagos pero éste año estaba en la nada misma. A Pote lo conocí en un viaje a Tucumán pero teníamos muchos amigos en común y el año pasado trabajamos juntos en una obra que al final no se hizo. Entonces empezamos a ver qué onda primero en la A, después en los colectivos pero un día estábamos ahí cagándonos de frio y sumado a que en los colectivos se pusieron mucho más estrictos, bajamos a la B.

 

 

-¿Qué es ser actor callejero?

 

Pote: Particularmente creo que soy más artista callejero que otra cosa porque yo soy medio cachivache, tiene que ver con eso. Laburando en obras con otras personas uno se da cuenta de los diferentes tipos de artistas. Hay gente que considera que ir a una varieté es rebajarse, yo estoy en obras con pibes que piensan eso, ni hablar de hacer el subte o la calle. Tiene que ver con un millón de cosas, con la formación, con la personalidad, con lo que se quiere transmitir.

 

Lucas: También tiene que ver con la corriente más under que hubo acá, con cierto power que ellos crearon. Si vos ves un artista callejero que actúa en otros lugares, rápidamente lo identificás, es muy diferente el manejo que tiene de su cuerpo a uno que estuvo toda su vida trabajando en un estudio. También tiene que ver con que te permite decir lo que no se puede decir en otros lugares. Acá pasan dos cosas: por un lado, lo que podés hacer, y por otro, la gente misma tiene la resistencia a tocar ciertas temáticas porque ya está bajada esa línea. Acá está esa libertad de decir “yo me paro en este lugar y hago lo que en otros lugares no podría hacer”.

 

 

-¿Qué es lo más lindo que vivieron en la calle como artista?1107

 

Pote: Generalmente siempre hay un vagón que te tira mucha buena onda. Una vuelta una señora se puso a llorar porque justo se había separado y yo canté una canción que tenía con el ex marido, me abrazó, bailamos juntos, esas cosas son maravillosas. A veces, un buen día es toparte con gente de mierda también porque es entretenido. A mí me encanta encontrarme con esa gente, me encanta hacerles bullying, las identificó al toque. Así como también gente que tiene mucho rechazo al arte en general. Hago un personaje que es un nenito entonces identificó a esa persona y voy y digo “papi, papi” y me han respondido “no, vos no sos mi hijo, mi hijo está laburando”. Ahí te das cuenta que hay gente que cree que esto es mendigar y que nosotros estamos haciendo esto para comprar droga. Hay mucha gente así. La plata no sé...

 

Lucas: A nosotros nos está yendo bien entonces más o menos siempre andamos en el mismo número que es el doble o el triple de cuando empezamos. Eso habla de que hemos crecido un montón.

 

 

-¿Cómo es un mal día?

 

Lucas: Un mal día es cuando pasan muchos trenes y no enganchamos ninguno bueno y capaz que perdimos 40 minutos esperando o hay muchos colegas. Antes pasaba uno o dos y al tercero ya podíamos subir, ahora apareció mucha gente nueva, está más difícil.

 

Pote: Económicamente varía en si hay mucha gente en el vagón y no podemos trabajar bien o si hay muchos colegas y tampoco podemos trabajar.

 

 

-¿Dejarían de actuar en la calle?

 

Lucas: Yo sí. Trabajé con actores de mucho oficio en donde yo veía que era lo mismo que ir a una oficina. Para estar poniéndome un horario y hacerlo de rutina, no, eso creo que es matar al arte y termina siendo un producto. Yo hago arte porque creo en todo lo contrario. El oficio lo tenés que dejar para los momentos malos porque hay que continuar pero no para descansar en eso, hay actores que los ves y sabes que están muertos porque lo más rico del arte es lo invisible, no lo visible. Podés hacer una carrera de eso pero estás muerto. Una vez que mataste eso, ¿para qué vas a continuar? Si querés ganar plata hace otra cosa, lo más rico del arte es el arte, no que se transforme en una cosa robótica y el que más lo sufre aunque no se den cuenta es uno mismo porque pasaste de esa ilusión y esa magia de joven a ser un robot más del sistema.

 

1108Pote: Yo creo que tiene que ver con cómo te agarre la edad, con la energía e intensidad que requiere trabajar en la calle que no sé si lo podés hacer a los 60 años, si es que llego, calculo que voy a estar haciendo cosas como Norman Briski, dirigiendo alguna obra. Hay gente que tiene un horario re estricto para venir a trabajar, nosotros no sabemos qué días vamos a venir ni en qué horario. Tiene que ver con las ganas o con estar al horno, yo toda la plata que tengo en el mundo son 90 pesos que los tengo encima, entonces hay que venir a trabajar. Además, llega el fin de semana y una de las cosas que nosotros hacemos es ir a ver arte también para bancar a los colegas y nutrirse de eso.

 

 

-¿Cómo eligen los actos?

 

Pote: Nosotros tenemos varios números y muchos otros quedaron en el olvido porque nos dimos cuenta de que no funcionaban porque a veces pasa que en la concepción nos pareció divertido, entretenido y de repente en la práctica se queda a mitad de camino. Tiene que ver con el código de actuación que nosotros usamos. Nos ha pasado de darnos cuenta que un número tenía una vuelta muy clown que no es lo que manejamos nosotros y lo descartamos. Hay otros que quedan porque son nuestros caballito de batalla, son números cortos, más de presentación en donde se ven más los yeites de cada uno… eso sirve cuando tenés pocas estaciones, es efectivo. Si encontramos alguna beta tratamos de profundizar como con el último número que tenemos que es “el P.I.T.O.” (Partido Izquierdista de Trabajadores Obreros) que son dos militantes de un partido ficticio que pertenecen a la Comisión Artística y van al subte a transmitir los conceptos de capitalismo, patriarcado y consumismo de una manera entretenida y jocosa. Es como meta teatral, entonces estos militantes actúan pero de una manera muy burda, son militantes políticos entonces la bajada de línea es súper explícita y no tienen nada que ver con la voz del personaje que están interpretando. Entonces sacamos la saga del “P.I.T.O.” y la otra saga que trabajamos es la de los cuentos infantiles trastocados.

 

Lucas: Con el que yo tuve problemas se llama “Los tres cerdos burgueses y el lobo capitalismo feroz” (risas). También tenemos “El ratón Peréz y el tráfico de dientes”, “Dumbo y el bullying”, “Cenicienta de la Villa 31”, “Pinocho y las promesas que jamás se cumplirán”. Son cuentos infantiles adaptados bajo la excusa de las mentiras que nos contaban de chicos que iba a venir el principe azul… y nada… y quedamos desilusionados toda nuestra vida, son cuentos adaptados a las cosas que nos pasan a todos.

 

-¿Dónde los encontramos?

 

En la línea B en algún momento de la semana, casi siempre después del mediodía.

 

Lucas: “Torres Gemelas” todos los martes a las 20 horas en Niceto Club.

 

Pote: Miércoles 14 de diciembre a las 16 en el Espacio Sísmico (Lavalleja 960) última función de “El ciclo” en el marco del FELCO que es el Festival Latinoamericano de la Clase Obrera con una charla debate.

 

1109 

 

 

GALERÍA

 

Pote: Cuando te empezás a juntar con otro para salir a laburar, se tiende ir a lo fácil, a lo efectivo y entonces ahí es donde se ponen las cartas sobre la mesa y cada uno dice lo que tiene y  haces una cosa media extraña donde entra tu yeite y el yeite del otro que sabes que funciona y vas a laburar con eso. Tienden a ser cosas, por ahí, menos interesantes y después cuando empezás a conocerte y empieza a haber química empezás a entender el código del otro, cómo se mueve, y también en el contexto en donde estás porque no es lo mismo laburar para una obra de teatro o varieté que estar en el subte: la atención es una, el sonido es otro, el ambiente es otro… todos factores que influyen. Con el tiempo y después de pasar escenas y pelotudear… pasa también eso porque uno labura entre ésta estación y ésta estación y después te quedan dos o tres estaciones en las que no podés laburar y ahí es donde empezás a flashear, a tirar ideas y eso empieza a conformar las semillitas de los números venideros.

 

Lucas: Quiero agregar que para mí la diferencia con el subte es abismal, el alineamiento que hay… es esa sensación de salir y que nadie te de bola, la indiferencia absoluta… Por un lado hay que entender el código y, además, vos podés hacer algo genial y si la gente está en otra no pasa nada. Para el actor hay mucho trabajo de captar la atención porque no es como una canción que podés escuchar de fondo y queda ahí, nosotros queremos transmitir conceptos entonces es fundamental captar la atención. Con respecto a la evolución, creo que hay mucha diferencia con respecto a cuándo empezamos. El último número que tenemos encierra mucho, por un lado, los conceptos que queremos que queden, actuación teatral mucha interacción entre nosotros y eso lo logramos después de mucho trabajo juntos.

 

1110

 

Pote: Ser artista callejero creo que tiene que ver con el teatro popular, no pasa por una entrada o por dinero, tiene que ver con una identificación con una ocupación del espacio público y con una disrupción del concepto de que lo público es del Estado y que es del pueblo. Entonces de repente tener que pedirle permiso a alguien para hacer teatro en el subte o en la plaza que te chupa un huevo y de repente hacer arte para la gente, que se forme un ruedo, que la gente te ponga dinero en la gorra, habla de mucha libertad. Tiene que ver con un espacio público del pueblo, en un lugar abierto, con una entrada que es a la gorra… tampoco es una entrada porque no hay que entrar a ningún lado, es abierto, está y lo ves o no lo ves y creo que tiene que ver con eso.

 

 

Lucas: Cuando estás solo estás más expuesto, de a dos es diferente, son más carne de cañón. Es parte de la libertad de uno hacerlo igual porque uno también cree lo que ésta haciendo. Una vez una mujer me dijo “hagan algo más light, la del payasito”.

 

Pote: Después esa frase quedó, usamos “hagan la del payasito” en un número en el que yo era una especie de encantador y él era un actor del San Martín y yo lo encantaba y lo llevaba al subte a hacer un número de poesía berreta… estaba la contradicción de él de decir eso y sentir la necesidad de decir otra cosa y de repente se rebela y empieza a recitar Shakespeare pero al final lo controlo y le digo “hacé la del payasito”...

 

1111 

Pote: Cuando pasó lo de los “Panamá Pappers” tirábamos un chiste sobre eso y uno que ya nos venía bardeando dijo “eh, y todo lo que se robaron los otros?” como esta cosa del bipartidismo, eso de pensar que si yo estoy bardeando a Macri es porque soy kirchnerista, esa imbecilidad, viste? Gente muy estúpida. Éste tipo estuvo agitando todo el número y cuando pasamos la gorra me da dos pesos y me dice “mira estoy colaborando, esto me da el derecho a decirte que lo que hacen es una poronga”, entonces agarré el billete de dos pesos y digo “bueno, acá el señor dice que por darme dos pesos tiene el derecho de decirme que lo que hago es una poronga. Yo te voy a dar dos pesos a vos y ahora tengo el derecho de decirte que sos un pelotudo”, la gente se empezó a cagar de la risa. Esas secuencias también son muy ricas, esa gente de mierda que se la das vuelta pero también es un intercambio, yo creo que esa persona se va pensando.

 

 

Lucas: De los gobiernos no esperamos nada, menos de éste. La mitad de la producción artística de éste año, especialmente en vídeo, ha sido de denuncias a este gobierno, pero más allá de eso, a cualquier gobierno el artista le es beneficioso siempre y cuando opine o hable de cosas que le convienen a ese gobierno. En la medida que te corres un poco ya encuentran una manera de tacharte, de ponerte como el malo. Un artista que está a favor de este gobierno no sé… es un tarado.

1112

 

Pote: No todo el que hace arte es artista, no creo que haya artistas a favor de éste gobierno. Yo sólo espero que no me rompan las pelotas, que no nos saquen… Para ser artista callejero de los últimos que tenés que esperar algo es de los gobiernos, porque tiene que ver con esa concepción de libertad, de anarquismo, de invasión del espacio público, si yo estoy consensuando con el gobierno a donde puedo ir a trabajar no existe lo anterior. Yo participé en varietés que organizó la Frente de Artistas Ambulantes Organizados (FAAO) como para repudiar el accionar de la Policía el año pasado como para impulsar leyes a nuestro favor. Uno termina haciendo eso, tratar de usar una herramienta legal que te permita trabajar sin que te rompan las pelotas. No es que queremos sacar leyes porque si, es más un “¿qué tenemos que hacer?”. Bueno vamos por esa ley. 

 

ÁLBUM COMPLETO

 

ENLACES DE INTERÉS

 

Más trabajos de Pote y Lucas 

 

 

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.