La iniciativa que ingresó a la Legislatura busca fomentar y desarrollar la recuperación de la historia de los barrios de la Ciudad.

Por Ximena Gonzalez

El proyecto determina el otorgamiento de  subsidios anuales y permanentes a las Juntas Barriales, a la Junta Central de Estudios Históricos (entidad central que nuclea a las barriales) y a las entidades adherentes.

También dispone que el Poder Ejecutivo garantice para las que lo requieran un espacio para sus reuniones y actividades y facilite espacios públicos para la realización de eventos y la utilización de recursos como la Imprenta de la Ciudad de Buenos Aires, espacios de publicidad y difusión en los programas del Canal de TV y la radio de la Ciudad y en el sitio web del Centro Comunal y del Gobierno porteño.

De sancionarse el proyecto, el organismo central recibiría 34 mil Unidades de Compra para la difusión de la historia de la Ciudad mediante publicaciones referidas al tema, el equipamiento y mantenimiento de la sede y la compra de publicaciones para la biblioteca de la institución.

Además, deberá informar anualmente a la autoridad de aplicación sobre las Juntas que dejen de pertenecer a la Federación, como asimismo toda otra que se constituya y sea reconocida como tal.

A las Juntas Históricas Barriales se les destinaría, por su parte, 8500 UC para la divulgación de la historia de sus respectivos territorios a través de diferentes medios (publicación, páginas web, etc.)

El autor del proyecto, el presidente del bloque Generación para un Encuentro Nacional Sergio Abrevaya, le comentó a AVISPADOS que la idea surgió luego de años de interacción y diálogo con los representantes de las Juntas.

Abrevaya manifestó que en esas comunicaciones se puso en evidencia la necesidad de fomentar y promover la recuperación de la historia de Buenos Aires y de sus barrios.

“La acción de investigación histórica y actividades culturales fue llevada a cabo por estas entidades durante más de 40 años de labor ininterrumpida con la comunidad, y logró una creciente participación de los vecinos. Sin embargo, entendimos que en esta época de cambios profundos en la sociedad, hacía falta un apoyo más firme por parte del Estado para ayudar a adaptar el accionar de las Juntas a las nuevas formas de interacción con los vecinos y a las nuevas formas de comunicación”, afirmó el presidente del bloque GEN.

Para Abrevaya, los tiempos actuales, con los nuevos hábitos de vida y las nuevas formas de participación ciudadana, el auge de las redes sociales y la merma de la participación de los vecinos en las mismas condiciones en que se hacía hace 30 o 40 años, dieron paso a un estancamiento en la participación y en la difusión de sus actividades.

“De a poco se va perdiendo el conocimiento de la historia de los barrios y consecuentemente de la identidad barrial”, expresó.

Como solución a esta problemática, el autor del proyecto plantea: “Se puede ayudar no sólo participando activamente en las Juntas Barriales, con difusión en las redes sociales, que hoy es un pilar fundamental de cualquier actividad que se haga”.

“Son formas también efectiva de apoyar a estas entidades que incansablemente vienen desde hace casi medio siglo sosteniendo la historia y la identidad barrial de cada rincón de la Ciudad de Buenos Aires”, concluye.

Leave a Reply

Your email address will not be published.