El diputado Santiago Roberto presentó un proyecto para que la Ciudad responda quién se encarga de mantener el edificio de Mataderos en condiciones y si hay planes de fumigarlo.

Después de casi una década de reclamar por una escuela propia, la comunidad educativa del colegio “Niní Marshall” lo consiguió a fines de 2017, cuando fueron mudados a Oliden 1245.

Sin embargo, las cosas allí no son como deberían: hay filtraciones en paredes y pisos, ratas, cucarachas y hormigas, y faltan mingitorios, baños para discapacitados y docentes.

El Centro de Estudiantes viene denunciando estas condiciones, que se agravaron luego de las intensas tormentas. Paredes y techos sufrieron daños y resultaron afectadas las aulas con pisos de madera sin plastificar.

Ante ese panorama, el legislador de Unidad Ciudadana presentó ayer un pedido de informes que pretende saber si existe un monto de dinero asignado a la escuela de Teatro, denominado oficialmente Fondo Único Descentralizado de Educación.

Además, Roberto indaga sobre la empresa a cargo del mantenimiento de la escuela, si están previstos los trabajos en techos, paredes y pisos como así también si se programó la construcción de un baño para discapacitados.

“La situación de infraestructura que presenta el nuevo edificio está lejos de ser óptima o adecuada para las actividades que allí se realizan”, argumentó Roberto. Y concluyó: “Vemos con preocupación que (…) se extienda en el tiempo”.

Para que el Gobierno conteste este pedido, el proyecto debe ser aprobado en comisión y luego en el recinto, con por lo menos la mitad más uno de los votos afirmativos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.